Oxford seguirá siendo la casa de MINI

MINI

La fábrica de Oxford, que este año ha celebrado su 110 aniversario, anuncia con satisfacción una inyección millonaria de BMW Group que le permitirá fabricar, desde 2026, dos vehículos 100% eléctricos: El MINI Hatch (el de toda la vida, vamos, con 3 puertas) y el MINI Aceman, un nuevo SUV de tamaño más reducido.

Frena. Sí. El pedal del medio. ¿Has dicho 110 aniversario?

Pues sí, la fábrica de Oxford ha cumplido 110 años en 2023 y goza de una salud envidiable. Te cuento sus inicios.

El pasado. La historia.

Una vez más, tengo que nombrar a William Morris. Él fue quien, en 1912, compró el Oxford Military College en Cowley (Oxford), y construyó la fábrica para Morris, inspirada en el modelo de producción en masa que Henry Ford puso en marcha en Detroid con la Ford Motor Company.

La planta de Cowley fue creciendo, con una división de pinturas en 1925 o su propia línea de tren para proveer de suministros a una fábrica que cada vez sacaba más vehículos. Coches que, también eran transportados fuera de la factoría con el mismo tren.

En 1935, con la producción de coches a pleno rendimiento, el Ministerio del Aire del Reino Unido trazó un plan para construir aviones si fuera necesario, En 1937 pusieron en marcha un plan llamado “Shadow”, en previsión de que una gran guerra se podía estar aproximando.

Inciso rápido: Sobre el proyecto de las «Shadow Factories» te hablaré muy pronto en otro post.

Finalmente, la planta terminó fabricando un avión de entrenamiento: El de Havilland DH82 Tiger Moth.

De Havilland DH82 – Tiger Moth

Desde el fin de la guerra hasta 1994 estas instalaciones fabricaron todo tipo de coches, con varios cambios de propietario, pero quiero destacar tres fechas importantes:

  • En 1988 British Aerospace compra Rover Group
  • En 1994 BMW adquiere Rover Group, y llega a un acuerdo con Nuffield Press para que abandonen las instalaciones de Cowley. La imprenta, propiedad de William Morris, imprimía toda la publicidad de los vehículos que se producían.
  • Año 2000: BMW vende Rover Group pero se queda el proyecto del nuevo MINI y la factoría de Cowley, que pasa a llamarse Plant Oxford. Jugada redonda.

El presente de la Oxford MINI Plant

En la actualidad la fábrica, considerada durante años una de las más modernas del mundo, produce los MINI 3 puertas, MINI 5 puertas, el MINI Electric, y el MINI Clubman, ya en sus últimas unidades antes de dejar de fabricarse. El último Clubman que sale de estas instalaciones es el llamado “Final Edition”, te dejo un enlace al artículo que le dediqué en su día.

Se estima que se producen más de 200.000 MINI al año, la gran mayoría se exportan fuera del Reino Unido. Como dato curioso, MINI anuncia en su web que cada 67 segundos sale un vehículo de su línea de producción.

No se me ocurre mejor vídeo para que te hagas una idea de cómo se trabaja en esa factoría que este de TopSpeed. ¡Echale un vistazo!


¿Te gustaría visitar la fábrica de MINI en Oxford?

Cargando ... Cargando ...

Futuro… Eléctrico

Si pasado y presente de la Plant Oxford ha sido brillante, se espera que pueda seguir siendo referencia mundial. Con una inversión anunciada de 600 millones de libras (a repartir entre Swindon, donde fabrican las partes metálicas de chasis y carrocería, y las instalaciones de Oxford), BMW Group mantiene su posición de producir sólo vehículos eléctricos en 2030.

Como comentaba al inicio del artículo, no será hasta 2026 cuando se fabriquen los nuevos modelos de MINI en Oxford, ya que ahora empieza un laborioso proceso de restructuración al cambiar de vehículos.

Vienen unos años de mucho cambio en la industria del automóvil. Empezando por la transición a vehículo eléctrico (la cual no veo del todo clara todavía), la irrupción de los biocombustibles avanzados, siguiendo por la continua deslocalización de las plantas de producción, pasando por nuevas tendencias de uso de vehículos, como el carsharing o los micro-alquileres por horas.

En términos de deslocalización, ya que que la Planta de Oxford no puede fabricar los nuevos modelos hasta 2026, BMW Group recurrirá a una Joint Venture con Great Wall Motor. Dicho acuerdo incluye la fabricación del MINI 3 puertas y el nuevo Aceman en una nueva fábrica en Zhangjiagang, China. Se espera empezar a exportar vehículos a a principios de 2024.

El primer MINI fabricado en Zhangjiagang, China

Fabricar en Asia es una fórmula recurrente en la industria. Hace años que otras marcas de automoción están produciendo vehículos en el continente, sobre todo para abastecer la gran demanda que tienen en esos países.

En aviación, Airbus está ampliando su fábrica de Tianjin para alcanzar la cifra de 76 aviones mensuales. De lo contrario, no cumplirán con los compromisos adquiridos con sus clientes, que han disparado la demanda tras la pandemia del Covid-19 y su necesidad de contar con aviones más modernos y eficientes.

Veremos qué nos depara el futuro. Lo único que tengo claro es que los haters tendrán carnaza. Eso no cambia ni evoluciona 😉

Tanto si eres un hater como si simplemente quieres compartir tu opinión, te invito a que lo hagas en los comentarios. También puedes seguirme en LinkedIn o Twitter, donde podemos mantener también una conversación sobre este tema.

En caso contrario, nos leemos en 7 días.

¡Hasta la semana que viene!

El nuevo MINI y el fenómeno hater

MINI, Personal

El tema de la semana ha sido, sin lugar a dudas, la vuelta a Atlanta de un vuelo con destino Barcelona que, según la tripulación (y vídeos que hemos visto todos), estaba hasta arriba de heces.

He decidido NO hablar sobre ello por dos motivos:

  1. Iba a ser un post de mierda. (jeje perdón por el humor semántico-escatológico)
  2. Forbes España ha publicado uno de los pocos artículos serios sobre este tema.

Cambio de planes

Tras renunciar al chiste fácil sobre caca, he decidido seguir con el plan inicial y hablar de la presentación del nuevo MINI. Pero no desde el punto de vista de especificaciones, consumo eléctrico, puntos de carga o aspectos aburridos. Lo haré desde el punto de vista de los haters.

El viernes pasado, BMW Group presentó el nuevo Mini Cooper SE y el nuevo MINI Countryman. Para los que esto os suena a chino, es como si un fabricante de aeronaves presentara 2 nuevos modelos a la vez. Uno de tamaño reducido y extrema maniobrabilidad, y un avión más grande, con más autonomía y capacidad.

Siguiendo con el símil aeronáutico, ante una hipotética presentación de dos aeronaves se valorarían distintos detalles:

  • Autonomía
  • Capacidad
  • Seguridad
  • Peso máximo al despegue
  • Tecnología

Como ves, un sinfín de características. Quizá, al final, entraríamos a decidir si nos parece bonito o no.

Pero MINI tiene un problema, que entiendo que se puede extrapolar a otras marcas con una comunidad detrás, salvando las distancias. Un problema que yo no llego a entender muy bien, pero sé identificar y huir de él cuando lo detecto: los falsos purismos.

«Ya no es un MINI»

Esta es la tercera generación de MINI que veo nacer desde muy cerca. En todos los lanzamientos se ha repetido el mismo patrón bajo la misma frase: “Esto ya no es un MINI”.

Y esto te lo dice alguien que tiene un MINI de 2016. Lo que ignora (voluntariamente), es que 7 años atrás, alguien dijo lo mismo sobre tu coche cuando salió al mercado.

Entonces. ¿Qué es un MINI? ¿El clásico fabricado en 1996 con motor de inyección multipunto? Siguiendo con esa línea de pensamiento no debería, porque alguien que tiene una unidad de 1972 puede decir que los Mini de verdad deben ser de carburación.

Lo que no quiere admitir el propietario del Authi Mini del 72 es que su coche se fabricó en Pamplona y no es inglés.

Llegados a este punto, yo quiero hacer una pregunta capciosa:

¿Es más Mini un coche navarro de los 70 o un modelo nuevo, de 2023, fabricado en Oxford, el mismo lugar donde la BMC (o British Leyland Motor Co.) ya fabricaba los Mini en los 60?

¿Dónde quiero llegar? Pues que si nos ponemos a hilar fino, todo Mini que no tenga bisagras en las puertas y las ventanillas correderas no debería ser considerado auténtico. En cambio, esta semana me contactaba por correo el orgulloso propietario de un Innocenti del 72. Esa unidad es muy, muy especial. Es un Mini fabricado en Italia. Pero es un Mini con todas y cada una de sus letras.

Puede que se trate de un proceso de aceptación normal en cada nuevo modelo, también causado por el hecho de que MINI no es simplemente una marca de coches. Es algo especial y, por tanto, la exigencia es máxima.

El problema radica en que todas esas críticas son cíclicas y se basan en la primera foto que han visto de un coche que ni han tocado, ni han tenido a la vista sin una pantalla de ordenador por medio.

Podría entender que alguien dijera que no le parece bonito. O que la línea estética se aleja lo que él cree que debería ser. Pero no entenderé nunca quien se otorga la capacidad y autoridad para decidir qué es un Mini y qué no lo es.

Dicho esto, quiero mostrarte ambos coches. Empiezo por el no-MINI Cooper SE.

Evolución del Mini – Fuente: BMW Group

Como acertadamente dice Fernando Duran en su artículo de esta semana en TheComminity, este MINI es la reinvención del clásico, más que una nueva generación. Eso se nota en detalles como los retrovisores, la calandra delantera o, sobre todo, el interior.  

Siguiendo con sus planes de ser una marca 100% eléctrica, MINI ha mejorado notablemente la capacidad de sus baterías y, con ello, la autonomía. En este modelo, BMW Group anuncia más de 400km sin incómodas paradas a cargar. Permíteme que lo ponga en cuarentena hasta comprobarlo, pues los 230km del anterior Cooper SE se me hicieron demasiado cortos y no cumplieron expectativas.

¡Alto en el camino! Antes de hablar del nuevo MINI Countryman quiero pedirte que te suscribas a mi newsletter. Es gratis y lo pido siempre, pero hoy es un día muy especial: ¡Estoy a un suscriptor de llegar a la increíble cifra de 100.000! ¡Te dejo el formulario justo aquí debajo para que procedas de inmediato!

MINI Countryman: Más grande. Más de todo.

El modelo Countryman ha ido de menos a más. Le costó coger el ritmo de ventas en su inicio. Tanto, que tuvieron que apostar muy fuerte por él en el mundial de Rallyes. La segunda generación del Countryman, más grande y refinada, fue la consolidación total del modelo. Conservaba parte de las sensaciones de conducción, era cómodo, espacioso… era perfecto para mantener el espíritu MINI en situaciones donde no podías seguir con un MINI de 3 puertas y menos de 4 metros.

Vista frontal de las 3 generaciones de MINI Countryman

La segunda generación de Countryman ya incluía una versión híbrida enchufable, con 50km de autonomía en conducción eléctrica. Así pues, el siguiente paso lógico en la evolución debía ser una versión 100% eléctrica.

Aunque el MINI Countryman contará (o debería) con versión combustión, desde BMW Group se anuncia una autonomía de 463km en la versión de 150 kW/204cv, y 433km en la versión de 230 kW/313cv.

Tecnología: Su punto fuerte

Uno de los campos donde MINI da el salto más grande es en el tecnológico. Con un sistema operativo propio basado en Android, la marca asegura actualizaciones constantes y opciones de personalización casi infinitas. El velocímetro central pasa a ser una enorme pantalla circular, con cambios de skin 100% personalizables. La APP de MINI cobrará un nuevo sentido, permitiendo al propietario modificar parámetros remotamente.

Interior del MINI Countryman, con la gran consola central personalizable.

Está claro que MINI ha apostado por romper la línea continuista de los anteriores modelos, que seguían una evolución lógica (lineal, incluso) del MINI del 2000 diseñado por Frank Stephenson. Han sido valientes y sólo el tiempo (¡y las ventas!) dirán si han estado acertados.

Pese a todo eso, ya sabemos que, hagan lo que hagan, los falsos puristas seguirán repitiendo su estribillo: “Esto ya no es un MINI”, mientras conducen un coche fabricado en 2016.

Como reflexión personal, creo que la vida es demasiado corta como para estar todo el día de mal humor, criticando sin pararnos a pensar si realmente lo que estamos diciendo tiene sentido incluso para nosotros. Para ello, siempre hay que intentar aprender de los argumentos del resto, aunque a veces sea complicado.

Sigo hablando de mi: Me muero de ganas de probar ambos modelos para criticar lo que haya que criticar, como ya he hecho con la autonomía del actual MINI Electric. Muy pronto tendrás novedades en ese aspecto.

¡Hasta aquí el post de hoy! Espero con mucha atención tus comentarios sobre esta nueva generación de MINI. Si quieres desarrollar más tu respuesta y entrar en un debate sano, te recomiendo que me sigas en Linkedin o Twitter.

Lecturas recomendadas

Pero no quiero cerrar este post sin recomendarte dos artículos que he mencionado y me parecen muy interesantes:

PD: Finalmente no he hablado de heces en un avión, aunque haya hecho un poco de «trashtalking» con los falsos haters. Eso, amigos, también es echar un poco de mierda 🙂

PD2: Si no te has creído la cifra de suscriptores que he dado unas líneas más arriba estás en lo cierto. Ha sido una pequeña broma. Mejor usa este otro formulario de aquí debajo y súmate a los más de 450.000 suscriptores de esta gran comunidad.

¡Hasta la semana que viene!

Un año sin Paddy Hopkirk

MINI

Ayer, 21 de julio, se cumplía un año de la muerte de Paddy Hopkirk. El primer piloto en ganar un Rally Monte-Carlo en un Mini falleció hace un año a los 89 años de edad.

Hoy he querido repasar su trayectoria a modo de homenaje póstumo. Creo que lo merece. ¡Empezamos!

Paddy Hopkirk nació en Belfast el 14 de abril del 1933 y muy pronto ya estaba tras un volante. A los 9 años de edad, un clérigo le dejó su primer vehículo en herencia. Y digo “vehículo” sin estar seguro de poder usar esa palabra. Juzga tú mismo:

Yo le llamaría un OCNI (Objeto Conducible No Identificable). En realidad, se trata de un dispositivo a motor para personas con problemas de movilidad. Fabricado en 1922 por Harding en la ciudad de Bath, contaba con un motor de 250cc y una mecánica muy sencilla.

Hopkirk, tras perdir permiso, pudo empezar a conducirlo por los terrenos adyacentes a su casa. Sólo le funcionaban los frenos traseros, así que aprendió a ir de lado empleando el freno de mano. Ahí empezó todo.

La decisión

Paddy iba creciendo y, con él, su pasión por el automovilismo. Justo antes de entrar en la universidad ya compró su primer Austin 7 con el que debutó en un rally.

Más tarde, dejó la ingeniería a medias para empezar a trabajar en la fábrica de Volkswagen en Dublin. Parece una locura, pero el plan de Hopkirk era clarísimo: Estar más cerca de poder adquirir unos VW Beetle para competir.

Paddy goes to Monte

Muy pronto empezó a obtener muy buenos resultados, pero la gloria llegaría a los mandos de un Mini de la BMC. En 1964 asaltó el trono y, junto a Henry Liddon, ganó el Rally Monte-Carlo contra todo pronóstico. El top 10 de esa edición está repleto de nombres de sobra conocidos: Pat Moss, Timo Mäkinen, Rauno Aaltonen, Pauli Toivonen

Paddy Hopkirk y Henry Liddon tras ganar el Monte-Carlo en 1964 – Photo: BMW Group

Gana Monte-Carlo. ¿Hay algo más?

Pues sí. Hay más. En 1968, Hopkirk decide participar en la London-Sydney Marathon. El rally, creado por Sir Max Aitken, propietario del periódico Daily Express, tenía un premio de 10.000 Libras de la época.

Organizado en etapas que cubrían la distancia entre ambas ciudades, el rally se anunciaba como una aventura sin precedentes.

Tras más de un mes de competición y a falta de sólo dos jornadas para terminar, Hopkirk presenció en primera persona un grave accidente de otros participantes y no dudó ni un instante en parar a auxiliar a los heridos. Ello le costó la victoria en Sidney, ciudad a la que llegó segundo.

Como curiosidad, este rally se considera el padre de otros eventos mundialmente famosos, como el Dakar Rally, cuya primera edición en 1979 tomó de ejemplo la organización británica de este London-Sydney.

En sucesivos años, Hopkirk siguió acumulando carreras en rallyes y circuitos. Además, participó en rallyes de resistencia como el “London to Mexico World Cup Rallye”,

En 1982, participó en una carrera conmemorativa por el 50 aniversario del RAC Rally. Lo hizo con un Mini, pero no era un Mini cualquiera. Era la unidad con la que Timo Mäkinen ganó el Monte-Carlo en 1965, con matrícula AJB 44B.

Mini AJB 44B, ganador del Monte-Carlo en 1965 (Mäkinen-Easter)

Jubilación a la inversa

Años más tarde, ya retirado de la competición profesional, estuvo más ocupado que nunca:

Fundó su propia marca de accesorios para coche. También se convirtió en importador de Toyota en Irlanda del Norte, creó una escuela de conducción, y trabajó de consultor de BMW Group para ayudar con el lanzamiento del MINI a principios de los 2000.

Además de negocios lucrativos, Paddy Hopkirk se involucó en Wheel Power, una organización que fomentaba los deportes en silla de ruedas.

Resulta curioso que el pequeño Hopkirk se estrenara conduciendo un dispositivo para personas con problemas de movilidad, y terminara involucrado en una asociación en favor del mismo colectivo. Eso demuestra los fuertes valores que acompañaron al de Belfast durante toda su vida.

Antes de terminar, quiero compartir contigo uno de los vídeos grabados a Hopkirk con tips de conducción. Hopkirk siempre quiso colaborar también con la sociedad, intentando que hombres y mujeres fueran mejores conductores.

Seguro que conocías que Paddy Hopkirk había ganado un rally con un Mini, pero en el post de hoy quería mostrarte que este señor vivió por y para el automovilismo y para hacer de este mundo un lugar un poco mejor. Esta semana, que se cumple un año de su muerte, me ha parecido la oportunidad perfecta.

Paddy Hopkirk fue el primero en llevar un Mini a lo más alto, fue quién nos mostró el camino. Pude recorrer los mismos tramos que Hopkirk y los que vinieron después, allá por 2011. Y voy a citar un artículo que publiqué en TheComminity:

Conducir por esa mítica carretera revirada a los mandos de un MINI es algo indescriptible: Hay un momento que levantas un poco la vista y te das cuenta que estás emulando a pilotos que 50 años atrás habían hecho historia. Ese preciso instante es algo delicioso.

Jordi Batlle, experto mundial en autocitarse.

Un anuncio importante

Espero que te haya gustado el post de hoy. Si aún no estás suscrito a mi newsletter te recomiendo que lo hagas lo antes posible ya que la próxima semana haré un anuncio importante. Es gratis y sólo recibirás un correo a la semana, con las novedades que vaya publicando. Sólo tienes que poner tu nombre y tu email en el formulario que tienes justo aquí debajo.

También puedes conectar conmigo en Twitter o Linkedin, donde intento hablar con cierto sentido sobre automoción y aviación, mis dos grandes pasiones.

¡Hasta la semana que viene!

Monte-Carlo 1966: Lo que pasó en el rally más disputado de la historia

MINI

El Monte-Carlo es el rally más especial para los seguidores de Mini. Es el lugar donde esos pequeños coches rojos dieron lo mejor de si mismos, celebrando la victoria en tres ocasiones, pero ganando cuatro veces el rally.

¿Cómo puede ser posible, ganar cuatro y celebrar sólo tres? Para ello tenemos que viajar en el tiempo, hasta la década de los 1960s. ¿Me acompañas?

Las primeras victorias

La primera gran victoria de un Mini en una prueba internacional llegó en 1962 de la mano de Pat Moss. Como te comento en el artículo sobre ella, lo que ocurrió cuando le dieron un Mini Cooper a Moss fue pura magia.

Esa gran gesta le llevó a participar en la edición de 1963 del rally, pero desde la BMC ya se le estaba dando vueltas a una gran operación: Asaltar el trono en 1964.

Según lo planeado, y con Moss ya corriendo con Saab, se empezó a escribir una de las páginas más bonitas del automovilismo británico: Rauno Aaltonen terminó séptimo, Timo Mäkinen a las puertas del podio en cuarta posición, y Paddy Hopkrirk ocupó la primera plaza al finalizar el rally. ¡Un éxito del Mini con el dorsal 37 que es recordado aún casi 60 años más tarde!

Paddy Hopkirk en el Monte-Carlo de 1964 – Photo: BMW Group

En 1965 le tocó el turno a Timo Mäkinen. Segunda victoria consecutiva en Monte-Carlo. Por poner un poco de perspectiva, el Mini competía con vehículos como un Porsche 904 Carrera GTS, que además es uno de los coches más bonitos que han disputado nunca un rally.

Porsche 904 Carrera GTS en el Rally Monte-Carlo de 1965 – Photo: Wikipedia Commons

1966: The Italian Job en la vida real

Ay, amigo o amiga, aquí llega el salseo. Dos ediciones seguidas de dominio británico fueron suficientes. Repetir victoria de la BMC con un Mini sería demasiado.

Desde el Automobile Club de Monaco se cambió la normativa, a la que la British Motor Company tuvo que adaptarse rápidamente:

Se hizo una lista de hasta 12 componentes nuevos que debían instalarse en, al menos, 5000 modelos de producción para la homologación en el rally. Los componentes iban desde acoplamientos de eje de transmisión hasta unas llantas totalmente nuevas, pasando por una reducción de peso en el interior, doble depósito de combustible, carburadores y árboles de levas, enfriadores de aceite…

Su gozo en un pozo. En la edición de 1966 se produjo algo todavía peor: Las tres primeras posiciones ocupadas por igual cantidad de Minis. Triplete. Hat-Trick. Trébol. Llámale como quieras.

Y es justo en ese momento donde empieza la segunda parte del rally: Miembros de la organización comenzaron a desmontar los Mini en busca de elementos ilegales, o no permitidos. Hopkirk, que describió la situación como “vergonzosa y ultrajante”, narró como contaron los dientes de los engranajes de la caja de cambio o, incluso, desmontaron los neumáticos de la llanta para pesarlas por separado.

Todo parecía bajo control para una BMC capitaneada por Stuart Turner, jefe de su departamento de competición, hasta que se encendió la bombilla: ¡Los faros!

Cuestión de flilamentos

Los equipos BMC, Ford y Hillman utilizaron bombillas de filamento único, en lugar de las bombillas de doble filamento del modelo de venta al público.

El reglamento para 1966 no decía nada sobre faros. Sin embargo, posteriormente se emitió un boletín, escrito en francés, que insistía en que los faros deberían ser los mismos que los del modelo de producción.

Se da el caso que todos los coches pasaron las verificaciones antes de la salida y a medio rally, antes de la segunda vuelta a través de los Alpes. En ningún momento se advirtió sobre esta irregularidad, algo detectable a simple vista.

Como ves, eso era ya una cuestión de estado. También se descalificó a Roger Clark y su Ford Cortina, por el mismo motivo, así que finalmente el finlandés Pauli Toivonen con un Citroën DS 21 equipado con neumáticos Michelin, quien se alzó con la victoria. Toivonen, que terminó en quinta posición, mostró su disconformidad con la decisión no acudiendo a la ceremonia de entrega de premios.

Como nota, el Citroën DS 21 en su versión de calle era el coche oficial de Charles de Gaulle y de todos sus ministros, junto con el príncipe Rainiero.

El camarero misterioso

¡Pero aún hay más! Una historia bastante conocida cuenta que Rauno Aaltonen, ya en territorio francés entrenando para el Monte-Carlo de 1966, fue a un restaurante y tuvo una conversación muy reveladora con el camarero a falta de dos semanas para el evento.

El empleado del restaurante le dijo a Aaltonen que los organizadores del rally estuvieron en el local una semana antes y, tras unas copas de brandy, hablaron abiertamente de descalificar a los pilotos británicos. ¡No hay más preguntas, señoría!

Antes de saber lo que pasó en 1967 deberías suscribirte a mi newsletter. Prometo enviar un mail por semana y no saturarte el correo de spam. No haré como mis amigos del Automobile Club de Monaco y no voy a cambiar esas reglas de la noche a la mañana, será así siempre 😉

1967: The last dance

Después del escándalo mayúsculo de 1966, desde Ford decidieron no competir en 1967 en señal de protesta. Los Mini sí acudieron a la cita, esta vez comprobando los faros de una manera evidente delante de los comisarios.

Aunque Timo Mäkinen tuvo un fuerte golpe con una piedra oculta en la nieve que le dejó sin ninguna posibilidad de ganar, Rauno Aaltonen continuó marcando tiempos hasta alzarse con la victoria en la cita monegasca. Un año más, por cuarta vez consecutiva, aunque sólo pudieron celebrarlo tres.

Rauno Aaltonen compitiendo en el Rally Monte-Carlo de 1967 – Photo: BMW Group

Esta es la historia del rally más disputado de la historia (en los despachos, en este caso). Obviamente contada desde una subjetividad absoluta como fan de Mini. Estaré encantado de conocer tu opinión en los comentarios o de hablar contigo en LinkedIn o Twitter. No dudes en conectar conmigo en ambas plataformas. Si no, ya sabes que volveremos a leernos en 7 días.

¡Hasta la semana que viene!

El primer Mini enviado a la india, en 1959 a bordo de un Super Constellation de Air India.

El primer vuelo de un Mini

Aviación, MINI

Aunque para mí, todos los artículos son especiales, el de hoy lo es un poco más. Hace ya algunos meses, mi amigo y compañero de batallas en TheComminity Fernando me regaló una foto. En ella, se podía ver un Mini Mk1 entrando en lo que parecía la bodega de un avión.

Cabe detallar que, cuando Fernando regala fotos, estas tienen una alta probabilidad de tener algo especial. Además, que siempre serán fotografías originales de época, nunca se tratará de reimpresiones.

En este caso, basta con darle la vuelta al documento gráfico para ver que se trata de la fotografía original que se envió a la prensa en septiembre de 1959 informando de lo siguiente:

A Morris Mini-Minor being loaded into an Air-India International aircraft at London Airport after a request had been received from Hindustan Motors Ltd., for one to be sent as soon as possible. Space was reserved in the first available aircraft, which was scheduled to arrive in Calcutta within 60 hours of leaving London, and the new BMC model made its first flight.

Recorte del periódico del 12 de septiembre de 1959

Como ves, al pie del pequeño recorte de periódico se puede extraer información valiosa:

  • La fecha de publicación es 12 de septiembre de 1959. Tan sólo 2 semanas después del lanzamiento oficial del Mini.
  • Es el primer Mini exportado en avión.
  • Se va en un vuelo de Air India hacia Calcutta.

Pero a mi ese día Fernando, más que un regalo, me hizo una putada. Me iba a dejar noches sin dormir pensando en muchas cosas. Cada vez me hacía más preguntas, tipo:

  • ¿Qué aviones realizaban servicios entre Reino Unido y la India a finales de los años 50?
  • ¿Qué modelo de avión es?
  • ¿Por qué era un pedido urgente que no viajaba en barco? ¿Para quién era ese Mini?
  • Si la foto se publica el día 12 de septiembre en un periódico… ¿Qué día despegó realmente ese avión?

Me puse a buscar información sobre la flota de Air India en los años 50, pero vamos a empezar por el principio.

Tata Airlines

Air India no ha sido siempre la denominación comercial de la aerolínea del país. En sus inicios, allá por 1932, Jehangir Ratanji Dadabhoy Tata, conocido como J.R.D. Tata, fundó Tata Airlines. El empresario, miembro de la familia Tata, también fundó otras compañías como Tata Motors o TCS (Tata Consultancy Services).

No es hasta después de la independencia de India cuando el gobierno del país entra en el accionariado con un 49% de las acciones, incluyendo una cláusula de compra del 2% que necesitaba para mandar sobre la compañía. Cláusula que ejecutarían a las primeras de cambio para controlar la aerolínea. Para entonces ya se le cambió el nombre y se le llamó Air India, denominación que aún conserva a día de hoy.

Air India – Vuelos internacionales

El primer vuelo internacional de la compañía de bandera fue un Bombay – Londres, que cubría con un Lockheed Constellation L-749A haciendo escalas en El Cairo y Ginebra. El primer Constellation que tuvo Air India, llamado Malabar Princess y con matrícula VT-CQP, terminó accidentado en el Montblanc en 1950.

Ya en 1954 empiezan a recibir sus primeros Super Constellation, y es aquí donde nuestra historia se empieza a poner interesante, porque no es hasta 1960 que Air India no entra en la llamada Jet Era, así que ya sabemos qué modelo de avión transportó el primer Mini a la india. Seguimos investigando.

Rebuscando en internet vi que el Super Constellation tenía algunas variantes, que incluían o no la puerta de carga lateral. Obviamente que el aparato que buscaba era de esos con la apertura lateral, así que seguí buscando.

Lockheed Super Constellation con puerta lateral de carga – Photo: Air India Collector

Quise tirar un poco más del hilo en esa línea y me puse en contacto con, probablemente, el grupo de personas que más sabe sobre Air India en la actualidad. El sitio web Air India Collector, liderado por Piyush Khaitan y Dharmdev Maurya, es quizá el rincón de internet con más información sobre Air India, pero también sobre la historia de la aviación en ese país.

Ellos me guiaron con horarios y frecuencias del servicio Londres – Calcutta en esa época, para descubrir que el vuelo tuvo que salir de Londres el 9 de septiembre de 1959, con el Mini bien cargado en su bodega. El número de vuelo era AI104 y llegaría a Calcutta al día siguiente, y no a las 60 horas como decía el periódico.

Reporte de horarios de Air India en su ruta hacia el «Far East», cortesía de Air India Collector

Como curiosidad, el vuelo AI104 hoy une los aeropuertos de Washington y Delhi. Lamentablemente no está relacionado con Londres.

¿Para quién era ese Mini?

Ya sabemos en qué avión y hasta el número de vuelo nos falta saber para quién era y por qué tanta prisa. Lo único que conocemos es que fue un pedido de Hindustan Motors, así que lo suyo será conocer primero la compañía automovilista.

Hindustan Motors Ltd, fundada en 1942 por B.M. Birla con la colaboración de William Morris, muy pronto empezó a fabricar sus propias versiones de modelos ingleses, como el Hindustan 10 (inspirado en el Morris Ten).

Se decía que, igual que pasó con Enzo Ferrari y Sir Alec Issigonis, hubo una muy buena sintonía entre B.M. Birla y William Morris, así que no es de extrañar que la relación comercial también fluyera entre ambas compañías.

No es hasta 1957 cuando Hindustan da con la tecla y empieza a fabricar y vender el coche más famoso en la historia de India: El Ambassador.

Hecho a partir de la base del Morris Oxford III, el Ambassador se ha estado fabricando hasta 2014, fecha en la que se paró la producción tras 57 años.

Como ves, la relación entre ambas empresas (y sus líderes) llevó a escribir una página en la historia del automovilismo, pero déjame volver al señor Birla.

B.M. Birla, además de empresario, apoyó la creación de numerosas instituciones en la India, como el Birla Institute of Technology, el B.M. Birla Science Museum, o el B.M. Birla Planetarium, así como numerosas escuelas.

La misma Hindustan Motors Ltd hizo un pedido de 8 Mini  para comercializar en India, que fueron enviados en barco en 1959, llegando a India en diciembre vía Lisboa. Entre ellos, este precioso Mini que aún se conserva en Goa.

Pero claro, estos Mini se enviaron al mismo tiempo que la unidad que nos ocupa hoy, pero nuestro protagonista salió en avión, con un incremento de costes brutal. Ese coche no podía ser para vender.

Mi teoría es que este Mini fue un envío personal de William Morris para B.M. Birla. Un regalo como muestra de gratitud por una fructífera relación comercial. Aunque las grandes mentes empresariales nunca dejan de trabajar, así que el motivo secundario fue el de intentar explorar la posibilidad de fabricar Minis en las fábricas de Hindustan. Cosa que, visto lo visto, no se llevó a cabo.

El primer vuelo de un Mini fue el 9 de septiembre de 1959, y estoy seguro que nadie se imaginaba que 64 años más tarde aún estaríamos hablando de ese AI104 con destino Calcutta. En la actualidad, un miembro de la familia Birla tiene una gran colección de coches. Se trata de Kumar Mangalam Birla. Quién sabe si tendrá en su poder el pequeño Mini…

Aquí termina la historia de esta semana. Espero que te haya gustado conocer algunos detalles este vuelo tan especial.

Este post quizá es la fusión perfecta entre los dos temas principales del blog: Aviación y Mini conviven de una manera sorprendente en este espacio, aunque lo de hoy probablemente es la ocasión de oro para que te adentres en uno de los temas, si eres aficionado del otro.

También me gustaría animarte a que te suscribas a la newsletter, donde recibirás puntualmente cada sábado todos mis nuevos post. Sólo tienes que introducir tus datos en el formulario de aquí debajo.

Y si aún no me sigues en Linkedin y Twitter hazlo cuanto antes. Ahí podemos conversar más a menudo sobre automoción, aviación, y otros temas.

Si no, nos volvemos a leer el próximo sabado.

¡Hasta la semana que viene!

Alex Roca, nuevo embajador MINI en España

Alex Roca, nuevo embajador MINI

MINI

Este mes, MINI España ha presentado a Alex Roca como embajador de la marca. ¿Esto qué significa? Alguno podrá pensar que es sólo otra firma buscando una cara famosa con la que asociar su logo.

En este caso, MINI, con su programa de embajadores, busca transmitir sus valores a través de personas que son un claro reflejo de los mismos.

Por poner un ejemplo, Manu Campa, con su estilazo pintando no coches, no se podía dejar escapar. Esa creatividad reconocida internacionalmente es perfecta para realizar acciones que aporten. Seguro que habrás visto el MINI pintado con las olas del mar y una tortuga en el morro.

Ese MINI lo pintó el mismo Manu Campa para la colaboración con Gravity Wave, que consiste en retirar una cantidad ingente de resíduos plásticos del mar.

MINI x Gravity Wave, pintado por Manu Campa – Photo: BMW Group Press

Sin dejar Gravity Wave, Manu San Félix, biólogo y embajador MINI, te cuenta en qué consiste esa iniciativa. ¡Dentro vídeo!

Jordi, ¿pero no ibas a hablar de Alex Roca?

Vuelvo a Alex, que me voy por las ramas. No creo que necesite presentación, pero lo voy a repasar en un par de frases igualmente. Si no, vaya mi**da de post, el de hoy 🙂

Alex se convirtió en la primera persona del mundo en terminar una maratón con un 76% de discapacidad. Aquí hay un factor importante:

  • Cuando digo una maratón, es maratón: 42 kilómetros y 195 metros.

Desde MINI España comparan a Alex Roca con un Mini Clásico. En 1964 nadie pensaba que los pequeños Mini pudieran terminar siquiera el Rally Monte Carlo. No sólo terminaron, sino que el pilotado por Paddy Hopkirk terminó en lo alto del podio. «Sacrificio», «disciplina», «fuerza de voluntad» serían palabras que podrían definir tanto a Alex como a esos pequeños Mini rojos que, contra viento y marea, lograron su objetivo.

Alex Roca podría haber escogido rendirse, pero opta por luchar, por vivir. Y lo hace a través del deporte, entrenando y buscando superarse cada día. Hoy quiero ceder la cita al mismo Alex:

Llevo una vida «normal» porque, si me dices que no puedo, lucharé, me superaré y lo conseguiré

Alex Roca, deportista y ejemplo de superación para todos.

Eso, amigos, si no son valores con los que nos gustaría sentirnos identificados, tenemos un serio problema como sociedad.

Además, da mucho que pensar. Si él es capaz de ponerse a entrenar hasta terminar una maratón, todos podemos hacer eso que decimos que es imposible, o dejar de compadecernos por aquello que no vamos a poder cambiar. El poder de la voluntad humana está infravalorado, casi despreciado. Deberíamos recapacitar un poco y aprender a adaptarnos a las circunstancias como lo hace Alex.

Pude conocer a Alex durante el pasado MINI Weekend en el Circuit de Barcelona-Catalunya, y tengo que decirte que es una persona que te deja huella. Unos minutos de charla con él te cambian el chip. Es un chute de energía tan bestia que hasta me cuesta describirlo con palabras. Pocas veces tienes delante una persona tan positiva que, a su vez, te contagia sus ganas de vivir.

Como escribí en un artículo para TheComminity, parece que en MINI España están haciendo las cosas de una manera distinta. Generando comunidad con los fans, pero también apostando por los valores y por personas que realmente aportan cosas en este mundo.

¡Chapeau, equipo MINI en España!

Hoy no te voy a pedir que te suscribas a la newsletter, ni que me sigas en Twitter o Linkedin antes de terminar el post. Hoy te pido que vayas a este link y compres el libro de Alex. Es el primer paso para darte cuenta que, aunque suene a tópico, querer es poder.

¡Hasta la semana que viene!

Los Mini de Enzo Ferrari

MINI

Hoy te traigo una historia que llevo bastante tiempo queriendo publicar. Tanto, que me ha dado tiempo a comprar la única revista que ha sacado fotos de ese coche. Revista que me ha costado horrores conseguir y, tras discusiones con la editorial vendedora en Ebay, he recibido por partida doble. Cosas del directo 🙂

Seguramente sabrás que Enzo Ferrari empezó a vender coches en serio para pagarse las carreras. Es decir, Ferrari no empezó siendo una marca de coches que dio el salto a la competición sino al revés: La Scuderia necesitaba dinero para competir con los coches que fabricaba, y Enzo decidió empezar a vender sus obras de artesanía para ese fin.

Artesanía pura como podemos ver en algún fragmento de la película “Le Mans ‘66”, no es de extrañar que cualquier coche que perteneciera al Commendatore fuera muy, pero que muy especial..

Como todo lo relacionado con ciertas personas, esta historia parece más un cuento, una fábula. Te voy a hablar de un coche en el que seguramente se montaran 3 auténticas leyendas: Sir Alec Issigonis, John Cooper, y Enzo Ferrari. Te presento su Mini. O uno de ellos.

Enzo Ferrari, siempre rodeado de gasolina y motores con muchos cilindros, era un tipo al que parece le encantaban los coches “mundanos”. Se dice que conducía un Fiat 128, lo cual tendría sentido pues vendió parte de su empresa al grupo italiano.

Pero todo cambió cuando Issigonis y John Cooper se juntaron en lo que quizá es la asociación más fructífera en el mundo de la automoción. El Mini Cooper S llamó la atención de Enzo Ferrari y muy pronto se interesó por él. Cuentan que Ferrari compró el primer Mini Cooper para investigar qué hacían sus rivales en la Formula 1.

Alec Issigonis, al ver el interés del italiano, decidió fabricar una pieza exclusiva para él. ¿Te montas en él?

Interior

Si un vistazo rápido ya dejaba claro que este Mini no era normal, subirse en él ya es la constatación de que no faltó detalle en su construcción.

Interior del Mini fabricado para Enzo Ferrari – Photo: Massimiliano Serra
  • Asientos y tapizados en piel y costuras en rojo, similares al Ferrari Daytona.
  • Cuadro de madera con instrumentos extra, como el cuentarevoluciones
  • Retrovisor central encima del salpicadero y no en la parte superior de la luna
  • El maletero y el suelo del habitáculo estaban también revestidos de piel vuelta

Exterior

Por fuera, el Mini presentaba un aspecto peculiar. Issigonis modificó el frontal e integró las luces antiniebla en la carrocería, dejando una disposición especial y exclusiva a partes iguales.

Además, cuenta la leyenda que Alec Issigonis llevó personalmente el regalo a Maranello. Nada más quedarse a solas con su nuevo Mini, Enzo Ferrari pidió repintarlo en gris ya que “Sólo un Ferrari es digno de ser pintado en rojo”. Genio y figura.

El Mini de Enzo Ferrari – Photo: Massimiliano Serra

Mi teoría – El aterrizaje de los ingleses en Italia

Aquí quiero entretenerme, recrearme, y quizá estirar un poco del hilo. Buscando muchísimo sobre el aspecto frontal de este Mini, he encontrado mucha información que me ha llevado a crearme una teoría. Te la cuento.

Ferrari, en su objetivo de ganar algo más de dinero, empezó a pensar en un modelo de motor más contenido. Un deportivo asequible. En ese momento, presentaron el Ferrari 854 o la Ferrarina. ¿Recuerdas la disposición de luces del Mini? Aquí debajo te lo pongo fácil 😉

El proyecto de la Ferrarina fue ofrecido a Beretta, el fabricante de armas, que quería entrar en el negocio de la automoción. También a Innocenti, la marca italiana de vehículos (¡y fabricante de la Lambretta!) . Finalmente, el proyecto se reconvirtió y finalmente fue ASA quien lanzó el deportivo «asequible»: ASA 1000 GT.

ASA 1000GT en el Museo Ferrari – Photo: Wikipedia Commons

Pero, y aquí empieza lo interesante… ¿No te parece sospechoso que Ferrari se interese por los motores pequeños, Issigonis le regale un Mini en 1964, e Innocenti, marca con cierto contacto con Maranello, empiece a fabricar sus propios Mini?

Ahora dirás que Innocenti ya fabricaba el Austin A40 anteriormente. Pero sin duda que Issigonis se encargara personalmente del Mini del mismísimo Enzo Ferrari tiene algo que ver en esto. O la British Motor Coporation colaboró con Ferrari en los bocetos iniciales la Ferrarina, o definitivamente Enzo Ferrari medió en el acuerdo entre la BMC e Innocenti, que fabricarían bajo licencia inglesa sus modelos más famosos.

Volvamos al Mini. ¿Dónde está ahora?

Este Mini está actualmente en manos de Carlo Navone. Su padre, Giuseppe Navone, fue piloto de la Scuderia. Hasta ganó la Mille Miglia de 1948 junto a Clemente Biondetti, a los mandos de un Ferrari 166S. Años más tarde, Navone terminaría como probador de los nuevos modelos de producción. En los años 70 Giuseppe y Enzo, ya convertidos en amigos, firmaron el documento de compraventa de este Mini tan especial, en favor de Carlo.

Documento de compraventa del Mini, de Enzo Ferrari a Carlo Navone

La familia Navone utilizó el Mini durante un tiempo para posteriormente dejarlo encerrado en el garaje durante décadas. Más tarde, Carlo decidió restaurarlo coincidiendo con el 50 aniversario de la gran victoria de Mini en el Monte Carlo de 1964. Parte de la restauración incluyó una modificación del bloque motor de 1275cc y el cambio de los carburadores por unos más eficientes y más silenciosos. Como broche final, Navone devolvió el Mini al color rojo que Enzo Ferrari hizo quitar.

No dudo que los Ferrari tengan que ser rojos, pero si hay un coche digno de lucir en rojo, ese es el Mini Cooper, tras sus brillante trayectoria en los rallyes. Bravissimo, Carlo!

Te dejo una galería de fotos realizadas por Massimiliano Serra para el número de julio 2015 de la revista RuoteClassiche.

¡Hasta aquí la historia de hoy!  Espero que te haya gustado el post sobre este Mini tan especial. Recuerda seguirme en LinkedIn y Twitter para que podamos conversar sobre aviación y automoción. Te dejo aquí debajo un formulario para que te suscribas también a la newsletter, donde recibirás, puntualmente y gratis, todos mis nuevos artículos.

¡Hasta la semana que viene!

Nuevo MINI John Cooper Works 1to6. ¡De Nürburgring a tu garaje!

MINI

MINI lo ha vuelto a hacer. Esta vez, presentan una edición especial del John Cooper Works que será la delicia de los puristas. El MINI John Cooper Works 1to6 tiene ese nombre por su caja de 6 velocidades… manual. ¡Empezamos fuertes!

Con cierta tendencia a hacer ediciones especiales, MINI nos ha sorprendido con una nueva para la colección. En este caso, se trata de un MINI Hatchback de tres puertas, con motorización John Cooper Works, y cargado de detalles representativos.

Pero dejadme empezar por lo más especial de este JCW: ¡Su caja de 6 velocidades!

Estamos inmersos en una época donde ya se venden más vehículos con cambio automático que en su versión manual. En un punto de la historia donde parece que todo va a ir hacia la movilidad eléctrica y que, por tanto, el standard será que la palanca central desaparezca de nuestros coches. Por poner un ejemplo, Porsche ya ofrece el cambio manual como opcional y no al revés, o Renault ya vende ambas opciones al mismo precio.

Por ello, conducir un coche manual se ha convertido en una tarea para puristas. Un hecho diferencial de alguien que quiere sentir el máximo de sensaciones posibles. Ese apasionado de los coches “de antes”.

De ruidos inesperados, de esa mezcla de olores a embrague, neumáticos y frenos después de un tramo revirado o unas vueltas en un circuito. Eso, amigos míos, y parafraseando a Robert Duvall en Apocalypse Now, ¡Eso huele a victoria!

Esta edición especial representa un guiño al pasado. Es un homenaje a la herencia de John Cooper, la leyenda que probablemente cambió el mundo del automóvil para siempre.

También lo veo como un saludo cargado de respeto hacia todos esos que han conducido el pequeño Mini por los tramos de rallye más importantes del mundo. Un aplauso a Aaltonen, a Hopkirk, a Pat Moss. En definitiva, es una oda a la gran sonrisa que sólo el MINI sabe sacarte.

Deja que te pregunte algo…

Actualmente tienes...

Ver los resultados

Cargando ... Cargando ...

¿Nos montamos en el Mini? Hablemos del interior

Tal como hemos visto en en otras ediciones especiales, el volante incluye la inscripción personalizada. En este caso, el 1to6 está presente en multitud de elementos. También podemos encontrar el salpicadero impreso en 3d y detalles de esta versión en las taloneras. Como detalle especial, han modificado la cobertura de la llave y me parece simplemente brillante.

Características exteriores:

Por fuera este JCW luce de maravilla. A sus llantas se les ha añadido el detalle con el logo de esta edición especial que, junto a los frenos JCW de pinza roja de grandes dimensiones, le dan un toque Racing muy bonito.

Mecánicamente, los 231CV de serie de este MINI John Cooper Works ya son de sobra conocidos por todos. El motor de origen BMW de 2 litros entrega 320nm de par a 6000 vueltas y dota el Mini de potencia suficiente para convertirlo en un pequeño cohete.  Como “pero” en este apartado quizá echo de menos un autoblocante mecánico, como sí montaba el MINI GP3.

¡A las carreras!

Pero desde MINI no han querido quedarse ahí, y llevaron la primera unidad de esta edición tan especial a competir, directamente, en las 24h de Nürburgring. Toma ya.

Además, de la mano con el equipo Bulldog Racing quisieron rizar más el rizo, y uno de los 4 pilotos de ese MINI fue… Charlie Cooper. El nieto del mítico John Cooper fue, junto a sus otros 3 compañeros, el encargado de dejar ese MINI John Cooper Works 1to6 en segunda posición de su categoría, tras más de 2800 kilómetros recorridos.

A destacar que el MINI era de estricta serie, sólo adaptado en materia de seguridad para poder competir en su categoría VT2.

Te dejo con unas fotos del pasado fin de semana en plena carrera. ¡Disfruta de la galería!

Un MINI para coleccionar

Dado que parece que el siguiente MINI 3 puertas será ya 100% eléctrico y no habrá posibilidad de adquirirlo en su versión de combustión, este John Cooper Works se antoja una auténtica pieza de coleccionista. Además, sumado a su escasa producción, con un total de 999 unidades, hace que este MINI sea aún más (y uso esa palabra a propósito) especial.

De todas esas unidades sólo 75 llegarán a España, así que te recomiendo que vayas ya mismo a tu concesionario oficial más cercano y solicites información sobre él.

Aquí lo dejamos por hoy. Siempre espero tus comentarios, pero hoy me interesa especialmente tu opinión, sobre si prefieres un coche automático o manual, o si te consideras un purista de la automoción.

También te dejo los enlaces para que conectemos en Twitter y LinkedIn, donde podemos conversar sobre automoción y aviación a diario.

¡Hasta la semana que viene!

Especial Mr Bean: Todos sus Mini

MINI

El otro día me comentaron que Karol G estuvo en un concierto de “una tal Alicia Keys”. Esa diferencia a la hora de hablar de ambas artistas, como si Karol G fuera la famosa y Keys la pasada de moda, me hizo pensar que igual me estoy haciendo un poquito mayor.

Haciendo un poco de retrospectiva personal, siempre he defendido que yo me compré el primer MINI por “culpa” de “The Italian Job”. Pensándolo bien, seguramente la serie protagonizada por un Mini Rowan Atkinson también tuvo algo que ver.

Llegados a este punto, he pensado que lo mejor es empezar con una verdad incómoda:

MrBean no condujo un Mini. En realidad, fueron 6 las unidades utilizadas durante el rodaje de la serie y las películas.

Jordi Batlle – Se sacó un curso de contar coches en series, impartido por la Universidad de Cambridge en Youtube.

1: El Mini… ¿naranja?

El primer Mini que aparece en la serie ya lo hace en el primer episodio. ¿Una declaración de intenciones, no crees? Aparentemente trata de un BMC Mini MK II de 1969 con matrícula RNT 996H y, en contra de la percepción que tendrás, era naranja.

Si ves el capítulo, se ven claramente las bisagras por fuera de la puerta y el cristal lateral era corredero, y no un elevalunas.

He dicho “aparentemente” al principio, pues igual tampoco estoy en lo cierto, ya que se especula que era un MKI con parrilla y luces traseras de la generación siguiente.

El Mini duró un solo episodio, pues en ese mismo capítulo Mr Bean tiene un accidente con él, y es muy difícil de seguirle la pista pues era un coche ya con más de 20 años en el momento que se rodó ese capítulo.

2: El Mini contra el tanque

En el tercer episodio de la serie, Rowan Atkinson aparece ya con el Mini verde lima (o Austin Citron Green) y es su compañero de batallas. El coche era un British Leyland Mini 1000 con matrícula SLW 287R que nos brindó episodios y momentos memorables. Tuvo un final un poco doloroso, cuando es arrasado por un tanque.

El motivo es que el bueno de Mr Bean aparcó justo al lado de otro Mini idéntico al suyo con matrícula ACW 497V. Ese Mini parecía ser el destino del paseo militar del tanque británico 😊

3: El retorno del Jed.. SLW 287R

Pues sí, Mr Bean siguió utilizando un Mini con matrícula SLW 287R después de que su coche fuera arrasado por el tanque. Al final del vídeo anterior se aprecia cómo Bean se lleva el candado de la puerta de su coche, para dar continuidad a la historia.

En realidad, se utilizó un Mini sin motor para que fuera destruido y que el bonito Mini 1000 siguiera rodando y rodando (en sus 2 acepciones).

Este Mini, una vez terminado el rodaje de la serie, terminó en manos de BMW Group quien lo conserva en su museo.

4: El salto a la gran pantalla

En 1997, con el estreno de “Bean: La película”, vimos a Rowan Atkinson a los mandos de un cuarto Mini. Una escena mítica que no te puedes perder: Bean conduciendo por los pasillos de Harrods. Este corte de la película no fue incluido en la versión final, pero la encontrarás en los extras del DVD.

Más moderno y con llantas más grandes, el Mini con matrícula C607 EUW fue subastado por más de 80.000 euros tras su paso por un restaurante Planet Hollywood en las Cataratas del Niagara.

5: Las vacaciones de Mr Bean

Esta es quizá mi película de Mr Bean favorita. En ella, Atkinson gana un viaje a Cannes en un sorteo y su aventura es simple pero cargada de risas. En la película, aparece muy poco un quinto Mini con matrícula YGL 572T. La curiosidad de este Mini es que no está pintado en Austin Citron Green como estábamos acostumbrados, sino en “Nissan Amarillo Yellow”.

Más adelante, Emma de Caunes recoje a Bean en un Mini idéntico al suyo, salvo que francés, con techo corredero y volante a la izquierda. La escena del personaje interpretado por Rowan Atkinson viendo “su” Mini es sencillamente espectacular y, reconozco que se me escapa la lagrimilla 🙂

6: Comic Relief

El sexto Mini Bean que pudimos ver en pantalla fue por una buena causa. Mr Bean reapareció en un sketch para Comic Relief, una organización sin ánimo de lucro británica que destina todos sus ingresos a hacer de este mundo un lugar mejor.

Esta ONG paga los salarios de sus empleados gracias a patrocinadores. Colaboran con ellos también desde Saintsbury o la BBC.

Ampliación: Gracias a la aclaración de Dani, un suscriptor, dejadme añadir que British Airways es también partner de Cómic Relief.

Fruto de la colaboración con la cadena de radio y televisión británica, vimos a Bean aparecer en un funeral con un Mini (Austin Citron Green de nuevo) y matrícula STE 952R. Te dejo el corto completo y te aseguro que vas a llorar de risa.

Una vez terminado el listado, permíteme que te deje aquí debajo unas fotos de mejor calidad del Mini más famoso de Mr Bean: el SLW 287R que tiene BMW Group en su BMW Welt Museum.

Bonus track: Buckingham Palace

No quería dejar de hablar de Mr Bean sin un momento estelar. En 2015, y con motivo del 25 aniversario de la serie, llevaron a Atkinson a rodar un corto y a hacer una sesión de fotos… a Buckinhgam Palace y a otros lugares representativos de Londres.

Bonus track 2: Rowan Atkinson y el mundo del motor

Aunque me haya limitado a hablar de Mr Bean, no quería cerrar el artículo sin hablarte del actor que lo interpreta. El tema es que Rowan Atkinson es un fanático del automovilismo. Tanto, que dicen que escogió personalmente el Mini como coche de Bean en la serie.

Además, no es nada extraño verlo conducir coches de la talla de un McLaren F1, ni verlo también en circuitos compitiendo en carreras de coches clásicos. En 2022 consiguió su primer podium a los mandos de un precioso Jaguar MkVII como el que verás justo a continuación.

¿Es un buen momento para volver a ver la serie completa, verdad? Yo voy ver todos capítulos que pueda durante este fin de semana 😊

Aprovecho para dejarte aquí debajo un formulario para que te suscribas a mi newsletter, donde recibirás cada semana un email con cada nuevo post que publique. Si te gusta mi contenido, es la mejor manera de darme tu apoyo. Es gratis y no te bombardeo la bandeja de entrada 😉

Te dejo aquí también enlaces a mi perfil en Twitter y en Linkedin, donde estaré encantado de seguir conversando contigo.

¡Hasta la semana que viene!

MINI y Mona: hacer un mundo mejor

MINI

Aviso Spoiler: El post de hoy no indaga en la historia ni te va a contar heroicas historias en el mundo del motorsport clásico. El post de hoy te va a dar a conocer unas personas que hacen una labor increíble.

Jordi Batlle, licenciado en espoileaciones por la Universidad de WhyToldMe, Arizona

Como igual sabrás, hace unos años fundé TheComminity junto a otros locos. Con TheComminity hemos llegado a hacer auténticas barbaridades, aunque yo siempre digo que me gusta especialmente «usar» el club para otras cosas. Y, antes de que penséis en sobres y tarjetas black, lamento decirte que hablo de «usar» TheComminity para hacer el bien. O, al menos, intentar contribuir con pequeñas acciones a ello.

Prueba de ello es la historia que te traigo hoy. Corría 2015 y se presentaba el nuevo modelo de MINI Clubman. Desde MINI España nos ofrecieron la cesión de unas cuantas unidades durante un tiempo para que fueran los miembros de TheComminity los que comprobaran, antes que nadie, las bondades del nuevo modelo de la marca.

Elegancia y buena presencia – Foto de Fernando Durán

Hicimos una lista de cosas que teníamos que tener en cuenta: «Estabilidad«, «aplomo«,»calidad de los interiores» fueron las primeras en florecer… hasta que alguien dijo «capacidad del maletero«. Es ahí cuando Fernando Durán, mi compañero de batallas de cabecera, preguntó cómo la podríamos medir a nuestra manera, a lo TheComminity.

El maletero del MINI Clubman

El MINI Clubman, según la marca y las revistas especializadas, tiene un máximo de 1250 litros de capacidad en su maletero. Pero nosotros decidimos medirla en material para la Fundación Mona, un centro de recuperación de primates que hace una labor increíble: Dar cuidados a animales rescatados, víctimas de abusos, maltrato o contrabando de especies.

A partir de ahí, contactamos con la Fundación, quien nos proporcionó una lista de necesidades: Desde comida hasta equipamiento informático. Una vez tuvimos esa lista, nos pusimos a la obra para hacer la magia.

Comunicamos nuestra idea a los socios de TheComminity y tengo que decir que recibimos un auténtico aluvión de peticiones. En muy poco tiempo, la masa social del club empezó a trabajar coordinado para buscar material, pero también alimento para esos animales.

El día de la visita a la Fundació Mona, conseguimos aportar más de 180kg de fruta, material informático, litros y litros de productos de limpieza o herramientas varias que necesitaban. Quedaba lo más importante, cargar los Clubman e ir en ruta, todos juntos, hasta las instalaciones que la fundación tiene en Riudellots de la Selva (Girona).

Los Clubman llenos de material – Foto de Fernando Durán

Una vez ahí, y tras hacer entrega de todo el material, pudimos visitar el centro y descubrir la increíble labor que llevan a cabo. Cogimos conciencia de cómo llegan a sufrir esos animales, víctimas de todo tipo de abusos. Es una experiencia reveladora.

Un mundo mejor

Ha pasado bastante tiempo ya y aún recuerdo esas semanas con una sonrisa en la cara. A veces es necesario dar un paso atrás para coger un poco de perspectiva, Así nos dimos cuenta que podíamos ayudar usando (esta vez sí, sin comillas) TheComminity.

Te recomiendo que conozcas a la fundación y veas la tarea que realizan con esos primates. Verás enseguida que el mundo es un lugar un poco mejor gracias a ellos.

Como siempre, te dejo mi contacto en Twitter o Linkedin para que sigamos la conversación. Será un placer conocer si conocías la Fundación Mona o si aportas tu granito de arena en otras causas.

¡Hasta la semana que viene!