Patt Moss en un Mini Cooper con matrícula 737ABL

Pat Moss: La verdadera pionera

MINI

Pat Moss es una de las figuras más especiales que se ha puesto al volante de un coche y, concretamente, de un Mini. Es también una fuente de inspiración que me gustaría daros a conocer en la entrada de hoy, justo unos días después del 8M. Si os parece, primero os digo el «qué» y el «cuándo» y después pasamos al «cómo». (¿Sabéis si esas 3 palabrejas aún llevan tilde según la RAE? Yo ya me pierdo…)

Pat Moss ganó el Tulip Rally en 1962 a los mandos de un Mini. Que está bien, eh. No me malinterpretéis. Una victoria en un rally, pues bien. Yo no tengo ninguna. Vamos a indagar un poco a ver qué más encontramos en su vida.

La competición en sus venas

Moss nació en diciembre de 1934 y ya llevaba la competición en sus venas. Concretamente, la competición de saltos de caballo, donde muy pronto ganó su primer campeonato. Empezó a compaginar el caballo con los coches de carreras gracias a la insistencia familiar. Con 11 años aprendió a conducir y terminó usando las ganancias de los campeonatos de salto en caballo para comprar sus propios coches de carreras.

Con 18 años compitió con un Triumph pagado por ella misma y, tras recibir la negativa de la marca para sponsorizarla, BMC (la British Motor Company) sí vio su talento y le ofreció un contrato para competir con ellos los próximos años, con varias de las marcas del grupo. Recordamos que BMC fue creada en el año 1952 y terminó agrupando a Morris, MG, Wolseley, Riley, Austin, Austin-Healey, Vanden Plas, Jaguar y Daimler.

Después de varias victorias en la categoría de mujeres de los rallyes, en 1960 llegó a ganar el Rally de Lieja absoluto, a los mandos de un Austin Healey.

Austin Healey de Pat Moss – Wikipedia Commons

Let’s Mini, Pat!

Pero, qué queréis que os diga, lo verdaderamente alucinante empieza en este punto del artículo. Como bien sabéis, el Mini se presentó en 1959 como un utilitario económico y de bajo consumo. Nadie pensó en que fuera la base de un coche de carreras… Excepto John Cooper. Sí, el ya famoso preparador de bólidos que terminó revolucionando la F1 vio potencial en ese pequeño utilitario y decidió ponerse manos a la obra. De ahí surgió el Mini Cooper.

¿Y qué pasó cuando le dieron un Mini Cooper a Pat Moss? Magia, amigos. Moss participó, junto a Ann Wisdom en el Tulip Rally de 1962 entre caras de incredulidad de pilotos y aficionados. 2 mujeres y un Mini. No podía ser. La dupla se llevó el gato al agua y terminó primera en la general, dándole a Mini su primera victoria en el campeonato de rallyes. Una carrera de dos mil quinientos kilómetros ganada por un coche pequeño y subestimado y pilotado por una mujer. Imaginad las caras.

Pat Moss girando cuellos con su Mini

Incluso, se dice que los resultados tardaron varias horas en ser publicados, hasta el punto que Pat Moss se enteró que había ganado durante la noche y despertó a Ann con sus gritos de alegría.

Después de eso, Moss pasó por Ford para terminar pilotando un Saab junto a su marido, el sueco Erik Carlsson. Pat Moss editó dos libros, el primero junto a Carlsson titulado «The Art and techniques of driving» en 1965, al anunciar su retirada del motorsport. Un par de años más tarde, publicó una autobiografía bajo el título «The Story So Far».

Moss terminó su carrera como piloto con un palmarés envidiable: tres victorias absolutas y siete podios en Rallyes Internacionales, cinco veces campeona de Europa femenina, ocho veces ganadora de la Copa del Damas del Montercarlo.

Por su parte, su copiloto Ann Wisdom se convirtió en la primera copiloto profesional de la historia, también pionera en el uso de la toma de notas.

MINI, en 2022, y quiso homenajear a Pat Moss sacando una edición especial con su nombre y su firma. Un bonito gesto por el 60 aniversario de una victoria que abriría el camino a otros héroes como Paddy Hopkirk. Pero de este sr de Belfast igual os hablo otro día 😉

Como nota final, añadir que Pat era hermana de Stirling Moss, otra leyenda del automovilismo. Pero no he necesitado sacar la carta de un hombre famoso en el que apoyar a esta verdadera pionera del motorsport. Al contrario de la mayoría de artículos en medios de comunicación, creo que Pat Moss se merece el artículo completo por méritos propios.

Ella, y el resto de mujeres que han llevado un MINI al límite. En la foto de aquí abajo, encontraréis a Marta Súria, quien me hizo vibrar en la MINI Challenge España, pero también podría nombrar a Laia Sanz, quien buscó los límites del MINI de X-raid en el Rally Dakar.

Marta Súria en la MINI Challenge España

Hemos llegado a la meta del artículo de esta semana. Estaré encantado de leer vuestros comentarios aquí, en Twitter, o en Linkedin. Os añado que queda sólo una semana para conocer quién se lleva el pack de merchandising de MINI que sorteo entre todos los suscriptores a la newsletter. Si aún no lo habéis hecho, en este enlace podéis hacerlo. Es gratis y no os lleno el buzón de spam 😉

¡Hasta la semana que viene!

4 comentarios en “Pat Moss: La verdadera pionera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *