Takao Shito: El agricultor que desafía a un aeropuerto

Aviación

La historia de Takao Shito y, de todo el movimiento agrícola de Narita es digna de ser contada. Pero, como siempre, hay que empezar por el principio.

El primer aeropuerto moderno en Tokio, el de Haneda, fue construido en 1931. Tras 30 años de operaciones, y darse cuenta de que no podía seguir creciendo mucho más por estar en plena ciudad, las autoridades niponas decidieron explorar otras opciones para la construcción de un segundo aeropuerto. Ahí es cuando Narita entra en escena.

¿Dónde está Narita?

Narita, a más de 60 kilómetros de Tokio, está en medio de una zona rural y poco urbanizada. De raíces agrícolas, la población se centra, aún a día de hoy, al cultivo de verduras y hortalizas.

No es de extrañar que, en los años 60, cuando el gobierno japonés hiciera pública su intención de construir un segundo aeropuerto en la zona, las protestas no tardaran en aparecer. En un principio, el nuevo aeropuerto se proyectó en Tomisato, pero los planes del gobierno se encontraron una oposición frontal.

La lucha de Sanrizuka

Miles de agricultores y vecinos de la zona se unieron y fundaron el “Sanrizuka-Shibayama United Opposition League against Construction of the Narita Airport” y, ya de primeras, consiguieron mover el futuro aeropuerto unos kilómetros. Cabe decir que los planes iniciales del ministerio de transportes japonés planeaban adquirir más de la mitad de terrenos agrícolas de la zona.

Narita no parecía mucho mejor opción, y los vecinos siguieron con manifestaciones en contra de su construcción.

La mayoría de agricultores fueron vendiendo sus terrenos a precio razonable y el aeropuerto quedó oficialmente inaugurado en mayo de 1978. Sobre el precio de los terrenos, te diré que son japoneses y, a diferencia de otros países, consiguieron un buen acuerdo.

La construcción e inauguración del aeropuerto acarreó multitud de protestas de todo tipo, hasta llegar a graves disturbios conocidos como «La lucha de Sanrizuka».

Lucha de Sanrizuka – Photo: Wikipedia Commons

La fundación de la Galia nipona

A principios del presente siglo se volvió a agitar el avispero. Las autoridades iniciaron una nueva ronda de compras de terreno para ampliar el aeropuerto. Pudieron hacerse con todos, excepto el de nuestro protagonista de: Takao Shito.

Shito, que se apoya en unas leyes restrictivas que prohíben ciertas expropiaciones, pertenece a la tercera generación de agricultores que trabajan esas tierras. Ha dejado muy claro que no piensa moverse y que no se trata de dinero.

Prueba de ello, ha rechazado ofertas de 1.6 millones de € por ceder sus terrenos.

Aunque no todo es fácil para él. Shito denuncia sufrir molestos controles de identidad rutinarios de guardias que le conocen perfectamente. Para acceder a su finca, el gestor aeroportuario construyó un túnel que pasa por debajo del mismo aeropuerto. Fíjate lo cerca que pasan los aviones cuando ruedan camino a la pista 34R de NRT:

Takao Shito trabajando la tierra en su finca – Photo: BBC Youtube

Takao Shito reconoce que ya se ha acostumbrado al ruido constante de los aviones y que, durante la pandemia, pudo vivir en un silencio que no recordaba desde hacía muchos años.

Además, nuestro protagonista defiende que sus cultivos ecológicos no se ven afectados por la contaminación. Ha realizado mediciones y no aprecia diferencias entre sus terrenos y otros terrenos más alejados del ajetreo constante del aeropuerto.

Algo que debería hacernos reflexionar sobre la contaminación que le suponemos al tráfico aéreo, desde luego.

No sabemos cuanto tiempo más aguantará en esta situación, pues tiene cinco juicios en curso con el Gobierno, pero la de hoy es una historia de resistencia y aguante sin igual. Mantenerse firme cuando el mundo entero empuja hacia la dirección contraria.

Te dejo un vídeo reportaje de la BBC sobre Takao Shito y su historia.

Haneda vs Narita:

Con las sucesivas ampliaciones de ambos aeropuertos, parece que tanto Narita como Haneda han ido encontrando su espacio. Haneda destaca por su gran tráfico de vuelos de corto y medio radio, mientras que Narita es base de las dos mayores aerolíneas japonesas: All Nipon Airways, y Japan Airlines (La JAL, para los amigos). También es la instalación escogida por Iberia para sus vuelos Madrid – Tokio.

Sin querer entrar en paralelismos con la situación actual del Aeropuerto de Barcelona – El Prat y su posible ampliación, ya que los terrenos de La Ricarda no son comparables a la finca del protagonista de nuestra historia, ni actualmente hay dos instalaciones monstruosas a menos de 60km de distancia, pienso que es necesario un debate sereno y sin estridencias sobre la situación del aeropuerto principal de Catalunya.

Igual me animo y monto un debate sobre ello, estrenando otro formato tipo podcast. Para ello, obviamente, hay que esperar a que pasen las elecciones 😉

¿Lo verías bien?

¿Quieres que haga un debate sobre la ampliación del Aeropuerto de Barcelona-El Prat?

Cargando ... Cargando ...

¡Aquí dejamos la historia de hoy! Si estás pensando viajar a Tokio y tu destino es el aeropuerto de Narita, te recomiendo que te fijes muy bien para ver la finca de Takao Shito, te dejo un extracto de Google Maps con su ubicación exacta.

Me encantará seguir la conversación en Twitter o Linkedin, así que te animo a hacer click y seguirme.

En caso contrario, volveré a la carga el próximo sábado.

¡Hasta la semana que viene!

3 comentarios en “Takao Shito: El agricultor que desafía a un aeropuerto

  1. Curiosa historia, pero vamos que me ofrezcan a mi eso por mis tierras jajajajaja. Igualito como salía la gente a las calles a protestar por lo suyo como hacemos ahora, una vergüenza, pero bueno, no quiero crear un debate jajajajaja ;-).

  2. Entiendo el romanticismo que hay en su lucha, que es el terreno que lleva su familia trabajando durante generaciones y tal, pero en estos casos yo soy más de «Take the money and run».
    Con ese dinero podría continuar su actividad agrícola en otra parcela más grande y con más medios.

  3. Se podría hacer una película sobre esto, llamada LO QUE EL DINERO NO PUDO COMPRAR: MI TIERRA.
    🙂 🙂
    Un hombre de férreas convicciones., si señor.
    Muy interesante, Jordi. Desconocía la historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *