Super Guppy, el avión (con base de Boeing) clave para el éxito de Airbus

Aviación

Lo que hoy llamamos “Airbus” nació, grosso modo, a finales de la década de los 60, fruto de la unión de Aerospatiale (Francia) MBB (Alemania), a la que posteriormente se unieron la British Aircraft Corporation y la española CASA. Por aquel entonces, el objetivo inicial era fabricar un avión con capacidad para unas 300 personas, al que iban a llamar Airbus A300.

El A300, preparado para recorrer unas 3.000 millas, ocupaba el espacio entre el 737 y el 747, dos viones recién lanzados por Boeing, su principal competidor.

Aunque su mayor éxito llegaría en 1985, cuando el Airbus fue incluido en el listado de modelos ETOPS (Extended-range Twin-engine Operational Performance Standards), significando la inclusión de facto en la lista de aviones autorizados para volar entre Europa y América, cruzando el Atlántico.

Pero hoy no te quiero hablar de las bondades del A300, sino de uno de sus mayores problemas, incluso antes de fabricarse: Cómo transportar las piezas entre las distintas fábricas repartidas por Europa.

La NASA y el Pregnant Guppy

Ahí entró Felix Kracht, director de producción de Airbus, que sugirió usar el avión que estaba utilizando la NASA para transportar partes de sus cohetes, cápsulas, y módulos espaciales hasta Cabo Cañaveral.

LA NASA había tenido el mismo problema. En plena carrera espacial, perdía entre 18 y 25 días transportando por tierra o, a través del canal de Panamá, todos los elementos que necesitaban en Florida. Para ello recurrieron a la idea de Aero Spacelines que, que tomando un Boeing 377 Stratocruiser como base, le añadió una enorme zona de carga en la parte superior. El resultado fue el Pregnant Guppy.

¡Ojo! si buscas “Pregnant Guppy” en Google, es posible que encuentres primero un pez. Pues bien, el nombre le viene de ahí, ya que se ambas siluetas tienen cierto parecido.

Aero Spacelines Pregnant Guppy – Photo: NASA/DFR

La era Super Guppy

Tras el Pregnant Guppy, Aero Spacelines desarrolló una nueva versión, llamada Super Guppy.

El avión extendió su fuselaje hasta los 43 metros, 29 de los cuales eran bahía de carga.

El Super Guppy montaba 4 motores Pratt & Witney T34 en su primera versión. Esos motores de la misma familia que los que montaba el Boeing B-17 Flying Fortress KC-97 Stratofreighter (Editado el 30/01/2024).

Boeing KC-97 Stratofreighter – Photo: Wikipedia Commons

La primera unidad de Super Guppy tuvo un incidente durante un vuelo de certificación. Parte del fuselaje se hundió al realizar pruebas de cambios bruscos de dirección y altura, teniendo serios problemas causados por las inercias de la carga que se transportaba.

Super Guppy siendo inspeccionado tras su incidente

Debido al incidente, se decidió rehacer el fuselaje de 0, sin tomar un B377 como base. Además, desde Aero Spaceline se pudo alargar aún más la bodega de carga, llegando a los 34 metros. También se optó por cambiar el modelo de los motores, en favor de unos Allison T56 (El mismo motor que usaban los C130 Hercules).

Además, el nuevo fuselaje conllevó poder presurizar la cabina, lo cual permitía al Super Guppy volar más alto.

Como curiosidad, del Boeing 377 sólo se utilizaron la cabina, el tren de terrizaje principal, la cola y las alas.

Así pues, este nuevo Super Guppy, llamado SGT (Super Guppy Turbine) fue el elegido por Airbus para transportar piezas de aviones desde sus fábricas repartidas por Europa hasta su línea de ensablaje final en Toulouse. Desde principios de los 70s movieron esa carga con 2 unidades. Ya en los años 80s, Airbus adquirió los derechos de producción del avión y fabricó dos unidades más.

En la actualidad, el Museo Aeroscopia dispone de una unidad de Super Guppy en sus instalaciones de Blagnac, la cual es visitable. ¡Hasta puedes entrar dentro!

Del Guppy al Beluga – La evolución de Airbus

En la década de los 90s, Airbus necesitaba un sustituto de garantías para relevar al Super Guppy, el cual era cada vez más caro de mantener debido a su edad.

Así pues, decidieron crear una nueva empresa llamada Super Airbus Transport International, la cual comenzó con el desarrollo de un avión capaz de volar con el doble de carga que el Super Guppy. Fabricado a partir del Airbus A300, el Beluga (o Airbus A300-600 Super Transporter) entró en servicio en 1995.

A diferencia de su antecesor, el A300-600ST contaba con una apertura de la bodega superior, la cual no interfería en el complejo sistema hidráulico o eléctrico de la cabina. Eso permitía reducir drásticamente el tiempo de operación en tierra.

A medida que los Beluga originales fueron envejeciendo, Airbus ya disponía de una nueva opción. Contando con un Airbus A330-200 como base, el Airbus A330-700L  entró en servicio en 2019. Con más capacidad, más potencia, y más autonomía, el avión fue apodado Beluga XL y es capaz de transportar 2 alas del Airbus A350… a la vez.

Pero hay una última cosa que te quiero contar antes de cerrar este artículo. Airbus no está planeando dejar de volar los Beluga originales, sino que su plan es operarlos para terceros. Como te he dicho unas líneas más arriba, Airbus creó Super Airbus Transport International, lo cual era el primer paso para que Airbus optara por operar como una aerolínea de carga independiente.

Este 2024 se ha conocido que Airbus Beluga Transport ha obtenido su certificado AOC (Certificado de Operador Aéreo), lo que les permite comenzar sus operaciones.

Ahora se enfrentan a otro problema: La falta de pilotos cualificados para esta peculiar operación. Aunque no les será complicado formarlos gracias al músculo de la academia de pilotos de Airbus 😉

Es curioso como el primer paso para la creación de un avión europeo fue contar con un avión de la competencia. A diferencia de la pregunta del huevo y la gallina, cuando te pregunten si fue antes el Guppy o el Beluga ya tienes la respuesta preparada.

Aquí termina la historia de hoy. Como siempre, espero que te haya gustado. Tienes el apartado de “comentarios” libre en la  parte inferior, así como te animo a seguir con la conversación en Twitter o Linkedin.

¡Hasta la semana que viene!

3 comentarios en “Super Guppy, el avión (con base de Boeing) clave para el éxito de Airbus

  1. Vivo en el sur de la ciudad de Madrid, muy cerca de la base aérea de Getafe, y tengo la suerte de ver volar al Beluga varias veces al mes, a veces recién despegado y a veces a punto de aterrizar; Ver semejante monstruo maniobrando para tomar tierra, desplegando el tren de aterrizaje, o contemplar como se aleja al anochecer, con el sol a contraluz, es una auténtica pasada.
    Gracias por el gran artículo.

    1. Qué suerte, Javier! Hace unas semanas pude realizar la visita a Airbus en Toulouse y vi unos cuantos, aunque inmóviles.

      Verlo en movimiento, en pleno despegue o aterrizaje tiene que ser indescriptible.

      Acabas de desbloquear una necesidad en mi. Gracias por el comentario! 👌

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *