El Concorde de Pepsi      

Aviación

No creo que el Concorde necesite ningún tipo de presentación. El estilizado avión supersónico de fabricación europea nos tenía a todos perplejos con su capacidad de unir continentes en tiempo récord.

Además, el hecho de que, durante un tiempo, hubiera uno pintado de azul con el logo de Pepsi era aún más fascinante. Seguro que has visto alguna foto antigua sobre el Concorde con esa decoración pero, por si acaso, dejo una aquí debajo 😉

Concorde de Air France – F-BTSD – Librea de Pepsi

Además, el hecho de que hubiera uno pintado de azul con el logo de la marca de bebidas era aún más fascinante. Siempre se ha dicho que el propio color azul era contraproducente por las altas temperaturas que alcanzaba el fuselaje cuando el Concorde viajaba a velocidad de crucero (Mach 2.04).

Entonces, si no era lo más lógico, ¿por qué se hizo? La publi, amigui. La publi.

Hoy quiero hablarte de los motivos que llevaron a Air France a pintar una unidad de su modelo más icónico, y qué hizo Pepsi con ello.

Pepsi – Coca Cola: Una carrera sin línea de meta

Para entender por qué una marca decide usar el avión comercial más caro de volar en la época, tenemos que echar un poco la vista atrás.

Por no extenderme mucho y aportar demasiado contexto al asunto, ya que la historia viene de lejos, Pepsi se fundó en 1898, 13 años más tarde que Coca-Cola. La Primera y Segunda Guerra Mundial fueron claves para ambas compañías: Pepsi tuvo que ser refundada dos veces tras sendas bancarrotas, mientras que Coca-Cola iba creciendo cada vez más.

Pese a eso, llegaron a finales del Siglo XX con ganas de “guerra”. Pepsi estaba dispuesta a presentar batalla en términos publicitarios, como podíamos ver en este anuncio de 1995:

Son muchas horas de anuncios maravillosos que estaría encantado de mostrarte, pero lo voy a dejar para cuando abra una sección de “Buena Publicidad” en este blog.

En 1996, Pepsi estaba metida en un rebranding integral. Eso, además de pensar en un nuevo logo, incluía repensar el diseño de sus botellas, latas… ¡todo! Después aprobar un gasto de más de 500 millones de dólares en ese rebranding, desde Pepsi estaban seguros de necesitar promocionarlo a lo grande. Tenían que estar a la altura.

Pues bien, se pusieron manos a la obra y pidieron presupuesto a los dos operadores del Concorde, British Airways y Air France, para pintar una de sus unidades de azul con la nueva imagen corporativa y operarlo entre distintas ciudades, donde se haría una presentación en sociedad.

Finalmente, se optó por la aerolínea francesa. Hay quién dice que la aerolínea británica ni tan sólo consideró la opción.

Primeros problemas

Pero ahí empezaban los problemas. Como he dicho al inicio del artículo, había dudas sobre pintar el Concorde de azul Pepsi, lo cual implicaba más temperatura a altas velocidades. Los colores oscuros en los aviones tienden a generar y mantener más calor (y durante más tiempo) que los colores claros.

Para ello, y gracias a que en la aviación se trabaja para que todo esté bajo control, personal de Air France se puso en contacto con Aerospatiale, fabricante del Concorde, para consultarle acerca de una hipotética librea azul. Pese a que inicialmente el Concorde sólo estaba certificado para ser pintado de blanco, se autorizó a Air France ese cambio con dos condiciones principales:

  1. Que las alas permanecieran de color blanco para evitar problemas con la temperatura del combustible.
  2. Que el avión volara a Mach 2.02 durante un máximo de 20 minutos.

Después de la aprobación del fabricante, el equipo de Air France se volcó en los trabajos de pintura de su Concode F-BTSD en sus instalaciones de Paris-Orly. Ese trabajo se realizó en un estricto secreto a petición de la marca de bebidas. Hay que recordar que se iba a presentar una nueva imagen corporativa.

La presentación

Con todo listo para la presentación en sociedad de la nueva imagen de Pepsi, se trasladó el Concorde al aeropuerto donde tenía que arrancar la ambiciosa campaña… Londres Gatwick, territorio British Airways.

Negocio redondo para Air France, ¿no crees?

El evento, realizado el 2 de abril de 1996 en uno de los hangares del aeropuerto londinense, contaba con cientos de periodistas invitados, además de estrellas como Cindy Crawford, Andre Agassi o Claudia Schiffer.

Después del evento, y como puedes ver en el vídeo, el avión despegó para iniciar así su ronda de presentación por Europa y el Medio Oeste, visitando ciudades como Dublin, Edimburgo, París, Estocolmo, Beirut, Dubái, Jeddah, el Cairo, o Milán.

Como ves, los vuelos a realizar eran relativamente cortos, aplicando así la recomendación del fabricante en cuanto a tiempo de vuelo en Mach2.02.

El Concorde de Pepsi en Madrid (H2)

Al final de su ruta, concretamente el 9 de abril de 1996, llegó el turno de Madrid. Como en el resto de las escalas, se hizo una parada en la ciudad, el evento de presentación en el hangar, y se realizó posteriormente un vuelo con prensa.

Interior del hangar para la presentación de Pepsi – Photo: Juan Gallego

En España, la decoración del hangar en Barajas corrió a cargo del estudio gráfico Juan Gallego. Como ves en la foto anterior, la nueva imagen corporativa de Pepsi era el centro del evento.

Fuera, esperaba imponente el Concorde, listo con su escalera (de Iberia) para el vuelo con la prensa.

El Concorde de Pepsi en Barajas – Photo: Juan Gallego

Richard Branson y Pamela Anderson entran en escena

Pepsi invirtió 500 millones de dólares (¡de la época!) en cambiar su imagen corporativa y en promocionarla de la manera más bestia que he visto nunca. Usar el Concorde como reclamo fue, bajo mi punto de vista, una idea brillante.

Por poner un ejemplo de la transcendencia de la campaña te voy a contar una leyenda.

Se dice que cuando Air France posicionó el Concorde en Gatwick el 31 de marzo de 1996 (2 días antes del lanzamiento de la campaña), Richard Branson, propietario de Virgin, recibió el “soplo” de inmediato.

Branson, que por aquel entonces tenía su propia marca de refrescos de cola (Virgin Cola), se apresuró a publicar anuncios en la prensa inglesa, tratando de contrarrestar a Pepsi y a su “efecto Concorde». Como curiosidad dentro de la curiosdidad, una de las caras conocidas que promocionó Virgin Cola fue… Pamela Anderson.

Botella de Virgin Cola «The Pammy»

Incluso, Branson afirmaba que el diseño de la botella estaba inspirados en las curvas de la actriz. Eran otros tiempos, y gracias a dios que ya pasaron.

La rivalidad entre Coca Cola y Pepsi no terminó ahí. Incluso, ambas marcas han adoptado una postura bastante abierta a mostrarse como rivales (siempre siendo Pepsi la más agresiva).

Muestra de ello es este anuncio de Pepsi, coincidiendo con el lanzamiento de la bebida que tenía que rivalizar con la Coca Cola Zero. Sí, es un remake del anuncio que te he mostrado antes 😊

En la actualidad, el Concorde F-BTSD se puede visitar en el Museo del Aire y el Espacio en Le Bourget. Además, está expuesto junto a otra unidad. Concretamente el F-WTSS, el primer Concorde jamás fabricado.

Aquí termina el post de hoy. Espero que te haya aportado algo sobre uno de los Concorde más especiales e icónicos, especialmente pintado con fines publicitarios.

Recuerda que puedes seguirme en Twitter y LinkedIn, donde podemos intercambiar opiniones sobre automoción y aviación. Será un placer charlar contigo en ambas plataformas.

¡Hasta la semana que viene!

Un comentario en “El Concorde de Pepsi      

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *