Como por arte de magia: los inicios de la aviación en Australia

Aviación

Como tantas otras cosas, la aviación en Australia despegó (empiezo pronto con los chistes malos) cuando tuvo una inyección económica importante por parte del gobierno.

Corría 1909, con los hermanos Wright ya volando desde hacía seis años, cuando la Commonwealth anunció un premio de 5.000 libras para quien fabricara el primer avión australiano que se pudiera utilizar con fines militares. Por poner un poco de contexto, serían unos 800.000 euros actualmente.

Fascinado por las azañas de los hermanos Wright, en 1909, uno de los protagonistas de nuestra historia se gastó la friolera de 5.000 dólares en su primer biplano de fabricación francesa y contrató un mecánico a tiempo completo. Pas mal.

Como puedes imaginar, el señor no tenía problemas económicos pues estaba en el pico de su profesión.

Erich Weisz – Photo: Wikipedia Commons

Erich Weisz, la primera parte de su vida

Erich Weisz, pese a nacer en Budapest, emigró de muy pequeño a Estados Unidos con su familia. Ahí, empezó a desarrollar su carrera sin mucho éxito. No fue hasta que volvió a Europa que despuntó y encontró la fama y el reconocimiento. Se estima que Erich cobraba, en 1900, 300 dólares por semana (más de 10.000 por semana en la actualidad).

Volvemos a 1909, donde nuestro amigo se gastó esas 5.000 libras en un biplano francés y contrató al mecánico.

Nada más ajustar el avión, realizó su primer vuelo en Hamburgo. Pero eso no le llenaba. Weisz tenía un ojo en Australia, donde la aviación estaba en auge. Se fue para allí.

La aventura australiana

Erich Weisz preparó su pequeña maleta, cogió su avión y su mecánico y se fue para Australia.

Australia es dónde los canguros. Oceanía. No confundir con Austria.

Jordi Batlle, experto en geografía y fauna internacional

Durante meses, varios aviadores con aparatos importados trataron de realizar el primer vuelo sobre Australia. Lo intentaron, además de Weisz, Hudson Fysh y Colin Defries.

Finalmente, pese a que el primer vuelo acreditado llegó de la mano de Defries, la historia sigue considerando a Erich Weisz como el pionero. Quizá por la imponente publicidad que se dio él mismo o porque era un personaje realmente famoso, y como si de un truco de magia se tratase, el nombre que aparece es el de Weisz.

Aunque, como he dicho al principio del artículo, el premio de 5.000 libras era para el primer vuelo de un avión… Made in Australia. Weisz no se llevó el premio, ni lo pretendía. Recuerda que el dinero no era un problema para él.

El logro lo consiguió John Duigan, quién fabricó su propio avión y voló la friolera de 7 metros el 16 de julio de ese mismo año 1910.

La Primera Guerra Mundial y Qantas

El estallido de la Primera Guerra Mundial frenó en seco este auge de la aviación civil, pero dio alas (perdón por otro chiste tonto) a que los aviadores existentes pudieran coincidir en las filas del ejército.

Dos de ellos, Paul McGuiness y Hudson Fysh, fundaron, al terminar la guerra, una empresa llamada Queensland And Northern Territory Aereal Services Ltd.

Quizá no te suena por ese nombre, pero su acrónimo Qantas seguro que te es más familiar.

Su primer avión, un Avro 504K con matrícula G-AUBG, fue fabricado en Sydney.

El resto es historia. Hoy en día Qantas dispone de una flota de más de 120 aviones, la cual está en proceso de modernizar. La propia aerolínea anuncia que, durante los próximos años, recibirá un avión cada 3 semanas. Aparatos como el A220, A321XLR, B787-10 y A350-1000 son el futuro de la compañía de bandera australiana.

Es curioso que esa competición por volar por primera vez en Australia terminó con la creación de una aerolínea, en el aire todavía más de 100 años después.

¿Quién es Erich Weisz?

Imagino que te estarás preguntando por qué he hablado de un señor nacido en Budapest, que, cargado de dinero, fue a Australia para participar en un concurso que no podía ganar por llevar un avión de fabricación francesa.

Sólo si eres muy curioso lo habrás pillado, pero la gracia de todo esto es que Erich Weisz (o Weiss) fue más conocido por otro nombre. No era otro que Harry Houdini.

Harry Houdini en marzo de 1910 – Photo: Marc Pourpe / State Library New South Wales

El reputado escapista, después de su aventura australiana, volvió a Londres y anunció que se desplazaría en avión para acudir a cada show. La realidad es bastante distinta, pues Houdini no volvió a volar nunca más.

Aquí termina la historia de hoy. Espero que te haya gustado y que, como siempre hayas descubierto alguna curiosidad que desconocías. Es muy buen momento para suscribirte a mi newsletter, con la que recibes un email semanal con mis nuevos post. No hay publicidad ni spam. Sólo tienes que rellenar el formulario que encontrarás aquí debajo.

¡Hasta la semana que viene!

2 comentarios en “Como por arte de magia: los inicios de la aviación en Australia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *