BA1: De Londres a Nueva York. Del Concorde al peculiar A318.

Aviación

El vuelo número 1 de una compañía aérea es siempre un trayecto especial. American Airlines, por ejemplo, realiza un precioso coast to coast, enlazando Nueva York con Los Angeles. Emirates, por su parte, une su hub en Dubái con Londres, en una ruta de alto valor empresarial entre las dos capitales.

British Airways no se queda atrás en la elección de su ruta número uno, pero tampoco lo hace en la elección de alguno de los aviones que la operan. Empezamos.

BA1 fue el número de vuelo escogido por la compañía británica para unir el aeropuerto de Londres Heathrow (LHR) con JFK, el cual realizó con el famoso Aérospatiale-BAC Concorde. El vuelo, que unía las 2 ciudades en menos de 3 horas y media, a una velocidad de mach 2.02 (más de 2000km/h), marcó un antes y un después en la aviación comercial.

Foto: Hugh Thomas/BWP Media/Getty Images


Con la retirada del servicio del avión supersónico, British Airways se planteó relanzar la ruta BA1 con otra aeronave poco común: Surgió la idea de unir Londres con Nueva York en un Airbus A318.

¡Pero la idea aún era más loca! Apostaron por salir del Aeropuerto de Londres City, el epicentro de la Bolsa de Londres y punto neurálgico de la economía europea. De ese modo, dos de los hub económicos más importantes del mundo quedaban unidos en una ruta aérea.

El Airbus A318, perteneciente a la familia de los A320, es un bimotor de tamaño pequeño y, desde luego, no es habitual verlo cruzar el charco. Para este trayecto, se usaron dos unidades de estos pequeños aparatos. Los aviones, con matrículas G-EUNA y G-EUNB, fueron modificados para aumentar su autonomía, ampliando sus depósitos de combustible. Para compensar el sobrepeso, redujeron el número de asientos a 32 butacas de clase Business.


Así pues, tenían un avión cargado de combustible y sólo 32 asientos Business. Ya podían llevar a 32 afortunados viajeros de LCY a JFK, ¿no? Pues no del todo, y es que los 1500m de pista del aeropuerto de London City no eran suficientes para que el A318 despegara con los tanques llenos. Ahí tiraron de creatividad, y emplearon la oficina de Pre-Clearence del aeropuerto irlandés de Shannon, en el que los pasajeros pueden pasar los trámites aduaneros americanos en suelo europeo.

El hermano pequeño del A320 despegaba de LCY con el combustible justo para llegar al aeropuerto irlandés y una vez ahí y desembarcaban el pasaje para realizar la burocracia aduanera. Mientras tanto, el A318 era cargado, ahora sí, hasta los topes para poder partir en menos de 40 minutos y llegar sin problemas a Estados Unidos en un vuelo de aproximadamente 7 horas.

De ese modo, a su llegada a JFK, la lenta burocracia quedaba reducida a un paseo ya que los 32 pasajeros eran tratados como si llegaran en un vuelo doméstico.

Os dejo con un vídeo de un afortunado pasajero de ese vuelo en el que podréis ver todo el proceso: Desde la llegada a LCY hasta el aterrizaje en JFK tras un vuelo lleno de lujo y confort.


Lamentablemente, la pandemia del Covid-19 junto al cambio de horario de las oficinas de Pre-Clearance americanas, hicieron que British Airways eliminara primero una de las dos frecuencias (El vuelo BA3) y luego decidiera hacer lo mismo con la ruta BA1.

El destino de esos A318 estaba claro. Mientras el G-EUNB siguió volando un tiempo, el G-EUNA fue almacenado en las instalaciones de Iberia en La Muñoza para luego mandarlo a los Países Bajos para su destrucción y reciclaje.

Como curiosidad, y siento enrollarme de tal manera, BA le dio un último homenaje al G-EUNA en su vuelo a Holanda, y lo hizo sobrevolar London City, el aeropuerto que lo convirtió en rara avis de la aviación.


Si habéis llegado hasta aquí, os recomiendo que me sigáis en Linkedin y también en Twitter. En esta última plataforma, el jueves 26 de enero anunciaré un sorteo de algo muy especial y relacionado con este peculiar vuelo.

¡Os leo en los comentarios!

9 comentarios en “BA1: De Londres a Nueva York. Del Concorde al peculiar A318.

  1. Gran historia del vuelo BA1. Ojalá se recupere pronto con una nueva innovación técnica.
    Esperamos más historias!!!

    1. Super interesante esta historia! Recuerdo ver la noticia sobre el Concorde y haberlo visto de cerca en el Intrepid (NY).

  2. Qué locura, siempre damos por hecho que hay vuelos a nuestra disposición y no nos damos cuenta de los motivos por los que aparecen y desaparecen más allá de la oferta y la demanda

  3. Esto te hace darte cuenta del trabajo humano y despliegue técnico que hay detrás de lo que para los pasajeros es un vuelo mas.

    Con ganas de la siguiente!

  4. Curiosa historia que merecía esta entrada en este rincón lleno de curiosidades. Enhorabuena y a seguir por la senda 💪👏🏻

  5. Hay que ser valiente o estar un poco loco
    Para cruzar el charco con 2 turbinas 318 y un avión a full de combustible

    Historia digna de Cuarto Milenio

    Salu2

    BERNI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *