Bandera a cuadros: La MINI Challenge en España

MINI

La semana pasada os hablaba del Concorde, un avión supersónico. En esta ocasión quería contaros mi relación con el mundo de las carreras y la MINI Challenge. Como veis, combustible y velocidad vuelven a ir de la mano.

MINI Challenge UK: los orígenes

Tengo que echar la vista atrás, concretamente hasta 2008, para recordar mi primera experiencia en el mundo de las carreras de MINI. Unos cuantos valientes decidimos ir al Reino Unido a ver, en primera persona, de lo que eran capaces esos pequeños bólidos. En un mismo fin de semana, iban a compartir paddock 3 campeonatos relacionados con la marca británica:

Por un lado, teníamos los campeonatos de Mini Seven y Mini Miglia, en los que se baten Mini clásicos, siendo la Mini Miglia la categoría reina en ese modelo.

Por otro lado, estaba la MINI Challenge. Dedicada al MINI moderno, marca ya propiedad del grupo BMW, funcionaba como copa monomarca de iniciación. Cuando digo iniciación, es Iniciación. Y eso, amigos, en un país como UK, es cierto. Allí se viven las carreras como algo prácticamente sagrado, y los jóvenes tienen oportunidades de empezar en el motorsport desde abajo.

En la fotografía que tenéis justo encima, podéis ver a familias enteras gozando de las carreras en la última curva de Castle Combe, llamada Camp Corner porque detrás de esos árboles hay una magnífica zona de acampada para pasar la noche entre día de carreras, y día de carreras. 


MINI Challenge España: Rozando la perfeccción

En 2009 se anuncia que la MINI Challenge será una realidad también en España. Con el lanzamiento de la segunda generación de BMW MINI, llegaron los Challenge R56.

En ese momento, desde TheComminity empezamos a darle muchas vueltas, quizá poseídos por una emoción desmesurada. Finalmente, decidimos que íbamos a ir a todas las carreras. Ay, amigos, cuando digo a todas, es A TODAS:

Durante los 3 años que duró el campeonato, movilizamos a toda la comunidad MINI española de circuito en circuito. Además, para los que debían quedarse en casa, les dimos toda la información al minuto, accediendo a todos los circuitos como medios acreditados.

Pudimos disfrutar de circuitos tan especiales como el Jarama, Albacete, Cheste, o Jerez. Circuitos internacionales como Estoril o Portimao. ¡Hasta gozamos con carreras nocturnas!

Como siempre, organizábamos un fin de semana redondo para la comunidad MINI. Ello incluía alojamiento en destino, cenas en restaurantes seleccionados… no podía faltar tampoco la parte lúdica con bailes hasta altas horas de la madrugada, pero mi editor (jaja!) no me deja hablar de ello.

Estar presentes en todas las carreras generó una unión espectacular entre fans, la marca, y los equipos participantes.


Clientes convertidos en fans. Fans convertidos en clientes.

MINI España realizó un despliegue brutal por su parte, facilitándonos mucho las cosas:

Organizaron accesos a pista para los aficionados, copilotajes con pilotos oficiales, había tienda de merchandising dentro del paddock, y hasta incluso había accesos VIP al hospitality con el que los fans de MINI compartíamos los fines de semana con pilotos, mecánicos, sponsors… Eso finalmente nos convirtió en familia.

Volcarse de ese modo con la comunidad de fans es algo muy poco frecuente hoy en día, y considero que fue todo un acierto por parte de MINI España. Somos conscientes que MINI, como marca, es distinta a las demás, ya que lleva detrás una comunidad enorme a nivel mundial, pero esas temporadas 2009, 2010 y 2011 fueron la demostración de que las marcas pueden orientarse al cliente/usuario sin temor a nada. Por poner un ejemplo, una gran parte de aficionados que fueron (fuimos!) a la mayoría de carreras, han (hemos!) seguido comprando MINI, en vez de optar por otras marcas.

Años más tarde conversé con José Manuel de los Milagros, campeón de la MINI Challenge en 2010,  y reconocía que el ambiente generado en esas tres temporadas fue algo inaudito.

Os dejo una entrevista que pudimos hacerle en 2021, justo antes de convertirse en el único piloto en conseguir la doble corona: MINI Challenge y Copa Cooper (o Racer actualmente)


Volvamos 2023: MINI Challenge UK y Copa Racer

En la actualidad, en el Reino Unido han sabido seguir manteniendo la esencia de las carreras con su campeonato MINI Challenge, al cual han ido añadiendo categorías a medida que MINI fabricaba nuevos modelos en su factoría de Oxford. Con la salida a producción del MINI F56, el cual monta un motor BMW (por fin!) de 2.0, se creó una categoría superior, en la que los vehículos llevan un nivel más alto de preparación. Han conseguido mantener la categoría de promoción, con los MINI Cooper, pero a su vez han logrado añadir un plus de espectáculo con coches más potentes y, como consecuencia de ello, de mejores pilotos. Además, comparten parrilla con mi campeonato preferido: la BTCC. ¡No se puede pedir más!

Ejemplo de seguimiento de la MINI Challenge en el Reino Unido – Photo: MINI Challenge UK


En nuestro país existe un campeonato monomarca llamado Copa Racer, el cual se disputa con MINI Cooper 1.5 modificados, que está dando un buen espectáculo. Salvo alguna carrera puntual, no han conseguido arrastrar a los fans en masa como sí hizo su predecesora. También hay que tener en cuenta que se lanzó (y tuvo que posponerse) por la pandemia del Covid-19. El campeonato empezó llamándose Copa Cooper pero tuvieron que cambiarle el nombre, entiendo que por problemas legales con la utilización de ese mítico apellido convertido en imperio. Al menos, eso quiero pensar yo, y así lo dije en este artículo en TheComminity al afirmar que el cambio de denominación era un error mayúsculo.

Os dejo con un vídeo que hicimos, también desde TheComminity, junto a Fernando. Por cuando se hacen las cosas bien, hay que decirlo.


Copa Racer 2023: Nuevos vehículos y mayor espectáculo.

Desde la dirección de la Copa Racer se afirma que 2023 viene cargado de sorpresas, y anuncian que a mitad de temporada empezará a aparecer un nuevo modelo de vehículo. Por las imagenes, entendemos que se tratará de un Cooper S con mayor potencia, en la línea de lo que os decía unas líneas más arriba: Crear una subcategoría con vehículos de mayores prestaciones que doten el certámen de un mayor espectáculo.

Mientras vemos cómo evoluciona el maltrecho motorsport en nuestro país, y mientras vamos a UK a empaparnos de tradición minera, podemos seguir la conversación en los comentarios. También podéis conectar conmigo en Twitter o Linkedin. Recordad que podéis suscribiros al blog (¡¡es gratis!!) para recibir los nuevos post por correo. El 6 de febrero realizo un sorteo entre todos los suscriptores. Más info aquí.

¡Hasta la semana que viene!

4 comentarios en “Bandera a cuadros: La MINI Challenge en España

  1. Tanto el Motorsport como el turismo aéreo deben su éxito al mismo factor: que el mayor número de personas lleguen a disfrutarlo.
    Sí no se cuida al público, se fideliza a los fans y se ofrece una experiencia satisfactoria, ni el deporte del motor ni el turismo en avión llegarán al próximo siglo.

    1. Algo debe haber que la gran mayoría de gente que conozco propietaria de un Mini, han optado por otro coche de la misma marca cuando ha tocado renovarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *