El increíble jumbo sobrevolando la final del Mundial de Rugby

Aviación

Si has visto “Invictus”, la película dirigida por Clint Eastwood sobre el Mundial de Rugby de 1995, seguro que recuerdas una escena en la que un Boeing 747 pasa justo por encima del estadio donde se iba a celebrar la gran final. Ellis Park enmudeció durante un momento al ver el Jumbo a tan baja altura, hasta que descubrió el mensaje de “Good luck Bokke” que el 747 llevaba pintado en su panza.

Esa ha sido la única vez que Springboks y All Blacks se han enfrentado en la final de la Copa del Mundo. Hasta hoy, 28 de octubre de 2023, que ambos equipos están llamados a luchar por levantar su cuarta Copa Webb Ellis.

“Cuánto Ellis”, puede que te preguntes. No son la misma persona, antes de que me digas nada más.

  • William Webb Ellis: Estudiante de la escuela de Rugby (Reino Unido). Cuenta la leyenda que en 1823 cogió un balón de futbol con las manos en pleno partido y la llevó hasta la portería corriendo. Se le atribuye la “invención” del rugby.
  • J. D. Ellis: Miembro del ayuntamiento de Johanesburgo en 1927. Él firmó la cesión de 53.000 metros cuadrados de terreno para la construcción del estadio donde los Springboks levantaron su primera Copa del Mundo en 1995.

Vuelvo a “Invictus”. Pero, esta vez, a la historia que la inspiró. En 1995, con Nelson Mandela como presidente de la República de Sudáfrica, su selección llegó a la final del mundial. Eran las 14:34h del 24 de junio y pasó esto:

Uau, ¿verdad? Un Boeing 747 de South African Airways sobrevolando el estadio con un mensaje en la parte inferior. Pero ese avión no se pilota sólo y, al contrario de lo que cuenta tito Eastwood en “Invictus”, fue algo preparado a conciencia. Vamos allá.

El día D

La maniobra no se entiende sin contar con un piloto experimentado en vuelo acrobático. Probablemente tampoco habría sido tan espectacular con cualquier otro avión que no fuera un Boeing 747.

En este vídeo podemos ver los flypast, así como los preparativos en el mismo día del vuelo. Vemos a Laurie Kay, piloto de South African Airways, muy nervioso, con ganas de salir a volar. También podemos ver al artista Christiaan Bekker, quién realizó un cuadro precioso sobre ese momento. ¡Hasta el Jumbo “firmó” sobre el cuadro!

El avión: Boeing 747 ZS-SAN “Lebombo”

Si este Boeing 747 con matrícula ZS-SAN fuera un deportista, diría que es un “One Club Man”. Entregado a South African Airways el 22 de octubre de 1971, operó durante toda su vida útil para la aerolínea de bandera de Sudáfrica.

En total, estuvo volando 33 años, uniendo Johanesburgo con todos los rincones del planeta. En 2004 realizó su último salto y, desde entonces, se puede visitar en el museo de South African Airways en el aeropuerto de Rand.

Sin duda, una pieza única. Da un poco de pena ver este avión en relativo mal estado o, como mínimo, así de sucio.

Boeing 747 «Lebombo», en el museo de SAA en Johanesburgo – Photo: SAA Museum

Laurie Kay: El Piloto

Nacido en mayo 1945, Laurie Kay no tardaría mucho en enamorarse de la aviación. Se dice que con sólo 6 años ya montaba, de acompañante, en las bicicletas de sus compañeros mayores, para ir hasta el aeropuerto de Johanesburgo, y así pasar el día viendo despegues y aterrizajes.

Trató de entrar en la Fuerza Aérea Sudafricana pero fue rechazado. Aún así, el joven Kay no se rindió y probó suerte en otras fuerzas aéreas. Fue la Royal Air Force Británica quien lo aceptó en 1967. Comenzó su carrera militar volando helicópteros Augusta Bell 47G.

Tras su paso por la RAF, Laurie Kay volvó a Sudáfrica y, esta vez sí, se unió a la South African Air Force. Pasó un tiempo volando con los preciosos Harvard. En la foto, dos de los tres que aún se conservan en funcionamiento.

Photo: PilotsPost

Mientras servía para la SAAF, a principios de los 70s, Laurie se unió a un grupo de aviadores acrobáticos que, con unos biplanos fabricados por Maitland Ried, hacían las delicias de público y jurado de todos los concursos a los que participaban. Hoy en día este equipo de acrobacias aún vuela bajo el nombre de «the cows acrobatic team».

El piloto pasó de la aviación militar a la civil en 1974, cuando saltó a los mandos de la flota de Boeing 707 y así operar la ruta Sudáfrica-Perth. Tras un fugaz paso por el 727 muy pronto empezó a ocupar el asiento del copiloto en los Boeing 747.

Ya a los mandos del Jumbo, Kay compaginó los vuelos comerciales con la instrucción de nuevos pilotos para su aerolínea, en modelos tan variados como el Boeing 737 o el Airbus A330.

“Fui muy afortunado de ser el escogido para realizar el flypast con el 747 en la final del mundial. Fue uno de los momentos cumbre en mi carrera como aviador”

Laurie Kay – Piloto de South African Airways

Como dice el mismo Laurie Kay en la cita de aquí encima, el 24 de junio de 1995 fue uno de los momentos cumbre de su carrera. Ese día, la planificación y la precisión cobraban una importancia crucial. Nada podía salir mal, y nada salió mal. El flypast fue un espectáculo sin precedentes, siendo la primera vez que una aerolínea se promocionaba en un evento deportivo de este calibre.

Mira si todo fue bien que hasta los Springboks se llevaron su primera Copa del Mundo 😉

Kay falleció en 2013 en la Reserva Natural Kruger, lugar donde ocupaba parte de su tiempo como voluntario para evitar la caza furtiva de rinocerontes. El mundo lloró la muerte de un aviador con todas sus letras. Numerosos actos se sucedieron por todo Sudáfrica, pero también en otros países.

Laurie Kay posando orgulloso con su cuadro, recuerdo del 24 de junio de 1995

Como curiosidad final, Kay recriminó a Clint Eastwood la falta de rigor de la frase del piloto en “Invictus”: «Que quede registrado que yo he tomado el control del avión”.

A lo que Eastwood respondió con un “this is Hollywood, Sir”.

Poca broma con Eastwood.

Aquí termina la historia de hoy. Espero que, tanto si quieres que los All Blacks ganen hoy como si te gusta el rugby, hayas disfrutado de este artículo. Recuerda que me puedes seguir en Twitter o en Linkedin para seguir en contacto.

No me quiero despedir del todo sin pedirte que te suscribas a mi newsletter. Con ella, recibirás un mail semanal con mis post, pero también estarás apoyando mi trabajo. Es un auténtico lujo ver como cada vez somos más. ¡Gracias!

¡Hasta la semana que viene!

4 comentarios en “El increíble jumbo sobrevolando la final del Mundial de Rugby

  1. Increible, vaya pedazo de articulo.
    La verdad es que es muy interesante y lo desconocia, gracias por ampliar nuestro conocimiento 😉.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *